Patriciamelero original

De por aquí en esto

Patricia Melero

Las cabañuelas

No está al alcance de todos descifrar sus secretos, pero estén atentos, porque lo que nos depare el tiempo durante estos días, entre el 1 y el 12 de agosto, traerá escrito cómo será el año que viene, en lo que a climatología se refiere.

Mariano Bustillo, el hombre del tiempo de Tierra de Campos, respondía así el otro día a un vecino que se le acercó a preguntarle: “Mariano, ¿cuándo afloja esto?”(por el intenso calor de la semana pasada).

 

-          ¡Ya estamos quejándonos..! hace cuatro días todo el mundo llorando porque era junio y aún había que encender las calefacciones y ahora protestando por el calor. ¡Esto no es a la carta!

 

Hubo quien  habló de un verano anómalo, irregular, lluvioso y frío y hoy ya se sabe que será uno de los más calurosos de los últimos años. Las predicciones meteorológicas les fallaron  a los franceses de un periódico que quisieron amargarnos el verano y los que algo entendían del asunto meteorológico de por aquí en esto, enseguida desmintieron a sus “colegas” con argumentos irrefutables como son las cabañuelas.

 

No está al alcance de todos descifrar sus secretos, pero estén atentos, porque lo que nos depare el tiempo durante estos días, entre el 1 y el 12 de agosto, traerá escrito cómo será el año que viene, en lo que a climatología se refiere. De tal forma, que el tiempo del día 1 se corresponde con el que hará durante todo el mes de agosto; el del día 2, con el mes de septiembre y así sucesivamente.

 

La palabra cabañuelas proviene de la festividad judaica de los Tabernáculos. Los judíos de Toledo colgaban cien cabañuelas en su barrio en memoria de los años que pasó el pueblo judío vagando por el desierto del Sinaí. Como en esta festividad se realizan ritos referentes a la predicción meteorológica, el término de cabañuelas adoptó en castellano ese significado.

 

Para predecir los fenómenos atmosféricos hay que observar indicadores como las formas de las nubes, la dirección del viento, las características del Sol, la Luna, las estrellas, la niebla, el rocío de la mañana, el arco iris o el granizo.

 

Las cabañuelas de este año ya habían anunciado una cosecha abundante y tardía. Una primavera lluviosa y un mes de julio caluroso, hasta bien entrado agosto. Según esos mismos cálculos, septiembre dejará tormentas a mediados de mes. Eso sí, el veranillo de San Miguel será largo. En octubre lloverá entre el 10 y el 20 y para esa fecha se espera la primera nevada en las montañas y después, para cerrar el mes, unas jornadas algo turbulentas.

 

Esas mismas condiciones en el estreno noviembre propiciarán que las hojas de los árboles caigan a su debido tiempo. Del 10 al 15, el veranillo de San Martín, al que sucederá un tiempo desapacible, con lluvia, nieve por encima de los 800 metros y bastante viento. Diciembre dejará más lluvia, convertida en nieve en las zonas altas. Del 10 al 20, dominará durante el día el sol, aunque cuando oscurezca caerá la niebla y la escarcha. Y, por Navidad, nevadas. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: