Patriciamelero original

De por aquí en esto

Patricia Melero

El sonido de la Tierra de Campos

Tras unas décadas de sombra y olvido, desde los años 80, el sonido de la dulzaina ha vuelto a resurgir con mayor o menor fortuna, pero con fuerza, por tierras palentinas. El trabajo definitivo de registrar negro sobre blanco las partituras de todas esas músicas es el que queda pendiente para garantizar su pervivencia y su aprendizaje para los nuevos músicos.

Si hay un sonido que identifica a la Tierra de Campos, por encima de cualquier otro, es el de la dulzaina y su redoblante, junto a un bombo (discreto y eficaz) que acompañe. La potencia de su música atraviesa los campos de cereal y se impone con la fuerza y majestad.

 

Tras unas décadas de sombra y olvido, desde los años 80, el sonido de la dulzaina ha vuelto a resurgir con mayor o menor fortuna, pero con fuerza, por tierras palentinas. El trabajo de músicos y folcloristas como los hermanos Silva o Carlos Porro y la labor de las escuelas y de la Universidad Popular, posteriormente, han asegurado la supervivencia del instrumento y su continuidad.

 

El empuje definitivo debe llegar ahora. El sonido de la dulzaina debería ocupar un lugar privilegiado en la formación musical de nuestra tierra. Solo el conservatorio de Segovia lo imparte dentro de su oferta formativa, aunque otras entidades como el Consorcio de Fomento Musical de Zamora, el antiguo Centro de Cultura Tradicional de Salamanca o la Universidad Popular de Palencia imparten dulzaina y redoblante entre sus materias.

 

El exhaustivo trabajo del Archivo de la Tradición Oral de Palencia, con los registros del repertorio de Becerril, Villada, Cisneros o de músicos como Mariano Gutiérrez 'Calcón' o Julián Torres ejerce a través de los volúmenes ya editados como testimonio de la importancia de intérpretes y melodías. 

 

El trabajo definitivo de registrar negro sobre blanco las partituras de todas esas músicas es el que queda pendiente para garantizar su pervivencia y su aprendizaje para los nuevos músicos. El primer paso se da estos días. El libro 'La dulzaina en la Tierra de Campos palentina' que se acaba de presentar, editado por el Ayuntamiento de Villaumbrales, es solo una sombra del proyecto que ideó el músico José Mª Silva y que se vio truncado por su repentina desaparición. La semilla de este libro es la que debe germinar ahora y que las páginas de su trabajo póstumo sirvan de arranque de todo una tarea por hacer.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: