Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

¿Preparados para el fin del mundo?

Si no me fallan los cálculos, dentro de 11 días se terminará el mundo. No se piensen que me he vuelto loca, no. Esto es exactamente lo que dice el calendario maya, que estableció hace siglos que el 21 de diciembre de 2012 se produciría el fin del mundo, lo que daría lugar al final de una civilización y al comienzo de una nueva era. Tanto si nos creemos esta historia como si pensamos que es una invención con el único objeto del enriquecimiento, la televisión nos lo va a recordar en los próximos días con una programación especial.

No me imagino yo delante de la pantalla disfrutando de cada minuto como si fuera el último pero, ante la proximidad de esta fecha y la invitación de la tele a ver durante los días venideros películas de guerras nucleares, movimientos sísmicos, alteraciones climáticas e impactos de meteoritos contra la Tierra, siento cierta curiosidad por saber si este año podré disfrutar del tradicional sorteo de Navidad del día 22 o si, por el contrario, me he gastado el dinero en décimos a lo tonto.

 

Será Cuatro la cadena que más nos bombardeará con cine catastrofista. Su primer disparo lo realizó este pasado sábado con la película ‘The Road’ (‘La carretera’) y, el segundo, ayer con ‘Pánico nuclear’. Pero también nos ofrecerá ‘Deep Impact’ o ‘Armageddon’ en los próximos días, y una serie de tv movies de la misma temática como son ‘Las últimas horas de la Tierra’, que narra cómo un fragmento de masa interestelar golpea el núcleo de la Tierra reduciendo la velocidad de rotación del planeta y un grupo de agentes del Gobierno son los únicos que podrían evitar la debacle; o ‘Terremoto de hielo’, cuyo punto de arranque es el deshielo de la capa helada de gran parte de Alaska, situación que provoca la formación de ríos subterráneos de metano que originan, a su vez, múltiples y violentos terremotos.

 

De hecho, si ayer encendisteis la televisión a las seis de la tarde pudisteis ver en la Cuatro ‘La profecía del juicio final’, un filme en el que un editor de libros y un arqueólogo buscan al misterioso autor de una serie de novelas proféticas cuando descubren la existencia de un dispositivo que le permite ver el futuro, nada halagüeño por cierto, como es una serie de terremotos masivos de grandes magnitudes que asolarán el planeta de manera inminente.

Y para hoy la televisión también nos ha propuesto un plan, en concreto Factoría de Ficción, que programará en ‘prime time’ la miniserie ‘Inundación’. Pero la pequeña pantalla no es la única que se está encargando de meternos el miedo en el cuerpo sobre este asunto, un sinfín de libros ya lo llevan haciendo desde hace tiempo, con títulos estimulantes pero poco tranquilizadores: ‘Apocalipsis 2012’, ‘Cataclismo mundial en 2012’ o ‘Cómo sobrevivir a 2012’.

 

Tanto si la profecía maya está o no en lo cierto –la última noticia que tenemos es de esta semana pasada en la que tres líderes guatemaltecos aclararon que el 21 de diciembre de este año no es el fin del mundo sino que “los que se terminan son los humanos”-, lo único que tengo claro a estas alturas es que se ha buscado fomentar la histeria con el principal propósito de obtener rentabilidad económica, tanto los unos como los otros, esto es, tanto los artífices de tamaña majadería como los que se han apuntado al carro del ‘merchandising’.

 

En estos momentos el programa por excelencia para tratar este tipo de casos y otros tantos misteriosos es ‘Cuarto Milenio’. Será este próximo domingo día 16 cuando abordará pormenorizadamente en su programa 300 las distintas interpretaciones de la famosa profecía maya del 2012. Un buen número de programas que no es sino el reflejo de que hay muchos telespectadores que se pirran por las historias de enigmas e incógnitas, como ocurrió en su día con la serie ‘Expediente X’ de Telecinco y que, ante la que está cayendo en nuestro mundo real en el que no se hayan soluciones prácticamente a nada, prefieren sumergirse en los casos paranormales. Pensándolo bien, creo que me voy a unir al club. Por lo menos, a alguna conclusión llegaré.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: