Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

#lasocialTV

Aunque corren malos tiempos para la estabilidad, en general, de todo, no es de extrañar que todavía nos podamos encontrar con parejas que parecen haber nacido el uno para el otro, como Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones o Alaska y Mario Vaquerizo.
Aunque corren malos tiempos para la estabilidad, en general, de todo, no es de extrañar que todavía nos podamos encontrar con parejas que parecen haber nacido el uno para el otro, como Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones o Alaska y Mario Vaquerizo.


Muchas son las que empiezan y pocas las que continúan, pero de un tiempo a esta parte todos hemos sido testigos del nacimiento y la consolidación de otra pareja que cada vez da más que hablar: la televisión y las redes sociales. Un tándem que está funcionando a las mil maravillas y que es un ejemplo de complementariedad suprema.

No tengo la menor duda de que las redes sociales le dan a la televisión todo lo que le falta y ésta, agradecida, las ha convertido en un potente instrumento social que, debido a la inmediatez de la comunicación y la transmisión de opiniones, dejan entrever la audiencia o el apoyo que puede llegar a tener un determinado programa de televisión. S

in ir más lejos, esta pasada semana las redes sociales, especialmente Twitter, han ardido con ciertos temas que se han generado en la pequeña pantalla: el regreso de Belén Esteban que, por cierto, rozó el 20% de cuota de pantalla; el sorprendente y nada acertado abandono de Ruiman de ‘La Voz’ o el enfrentamiento entre Jordi Évole y el sector eléctrico.

Es precisamente este último tema el que ha creado recientemente un verdadero pulso social en las redes sociales. Para aquellos a los que la vorágine del trabajo no os ha permitido atender al asunto os diré que el programa ‘Salvados’ se ha colocado en el disparadero de la patronal eléctrica Unesa tras un controvertido programa que esclareció el tema sobre el sector eléctrico y sus malas prácticas, lo que indiscutiblemente provocó el descontento de los altos mandos de la patronal. Ahora, lejos de que el programa guarde la misma suerte que ‘Caiga quien caiga’, se ha creado una plataforma que ya cuenta con 75.000 firmas en apoyo al periodista.

Una virtud de las redes sociales es que aportan datos precisos sobre los consumidores que ofrece, lo que empequeñece el valor del impacto de las técnicas de marketing más tradicionales. Por ejemplo, los programas de televisión y las marcas están entendiendo a las redes sociales como una herramienta de amplificación de su plan de marketing.

Pienso que, aunque las ventas directas no son el punto fuerte de las redes sociales, tanto los programas como las marcas están utilizando cada vez más estas plataformas para aumentar su presencia a un coste muy bajo al mismo tiempo que incentivan a que se hablen de ellos.Por eso, creo que a día de hoy la televisión y los social media se retroalimentan.

Dudo mucho que ya sepan vivir la una sin los otros, aunque también pienso que una conversación online no implica necesariamente tener que invertir tiempo en ver la televisión, pero la decisión ya corre a cuenta de cada telespectador, amén de que la televisión puede darnos muchas cosas, salvo tiempo para pensar.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: