Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

¡Manos arriba, esto es un atraco!

La frase ‘¡Manos arriba, esto es un atraco!’ de la película de western ya ha pasado a la historia. Ahora se ha convertido en el lema de los miles de manifestantes que pudimos ver por televisión el pasado jueves en la mayor parte de las ciudades españolas. ‘¡Manos arriba, esto es un atraco!’ ha sido la voz durante muchos años de nuestro Ejecutivo y de buena parte de las comunidades autónomas y ayuntamientos de nuestro país que se han gastado el dinero de los contribuyentes en vete tú a saber qué, que han contribuido a que ahora España tenga que ser un país rescatado y, para más inri, que Rajoy nos vapulee a impuestos a nosotros, a los que menos culpa tenemos, pero por descontado a los siempre peor parados.

Tristeza es lo que me produjeron las decenas de imágenes que inundaron los informativos y los programas de tertulia de televisión con las manifestaciones masivas que tuvieron lugar el 19 de julio en señal de protesta por los excesivos recortes del Gobierno español. Fue como retroceder unos meses atrás y acordarme de las imágenes de Grecia. Recuerdo que en su día pensé: “¡Qué pena de país!”. Hoy lamento sentir lo mismo por el nuestro.

Sí, tristeza. Pero también indignación. Indignación porque veo injusticias e inmoralidades dirigidas a los sectores sociales más débiles de la sociedad mientras los de arriba, los poderosos, siguen disfrutando de los resultados de su avaricia y mangoneo. Ellos no se recortan los sueldos, barren para su casa y estoy convencida de que si algunos de ellos no se van de vacaciones este año será por pura vergüenza, no porque les falten los cuartos como a muchos españoles.

Por vergüenza de haber estafado a una sociedad que en septiembre va a sudar la gota gorda para comprarle el material escolar a sus hijos, que ya no irán más al cine y que verá cómo los reyes magos se vuelven más tacaños esta Navidad en el caso de los funcionarios que han visto cómo su paga extra se la han quedado para sanear el país.

Menos mal que la televisión también nos enseña imágenes más agradables, sino estaríamos todo el día hundidos en la miseria. De hecho muchos retrocedimos en el tiempo el pasado martes y nos sumergimos en la lucha de diversas casas reales con ‘Juego de Tronos’, que coronó a Antena 3 como líder indiscutible de audiencia. Por otro lado, también celebramos que ‘Downton Abbey’, ‘Modern Family’ y ‘Homeland’, entre otros proyectos, están nominados a los premios Emmy 2012, que para entendernos se trata de la mayor fiesta de la televisión donde cada año son galardonados los trabajos más relevantes de la industria del entretenimiento.

Pero también ha habido tiempo para el mal gusto. Sobre todo para el que han tenido los diseñadores de los trajes olímpicos de nuestro país. Fui una de las que me quedé perpleja cuando los vi por la tele. De estética “poligonera” y “casposa”. Así definían algunos el atuendo que les ha tocado lucir a los deportistas españoles durante los Juegos Olímpicos de Londres. Las numerosas críticas que ha recibido el diseño de la ropa han forzado a que la Federación se justifique explicando que aceptaron la oferta de un comerciante que les proporcionaría la ropa gratis. Si es que ya se sabe que lo gratis muchas veces sale caro… Y como no hay mal que por bien no venga por lo menos el visionado de estos trajes nos ha despertado alguna risa que otra que nos han hecho olvidar la que está cayendo en las calles de nuestro país. Aunque, eso sí, poca gracia les hará a los que los tengan que llevar…

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: