Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

Las telenovelas, en decadencia

Las telenovelas en España ya han cumplido las bodas de plata. Después de los últimos coletazos de los culebrones de lujo norteamericanos de finales de los 80 y principios de la década de los 90 -recordaréis ‘Dallas’, ‘Dinastía’ o ‘Falcon Crest’- , que revolucionaron por completo a nuestra sociedad, TVE y posteriormente cadenas privadas como Telecinco apostaron por emitir telenovelas hispanoamericanas. A día de hoy tan sólo la cadena pública ha resistido a sus encantos. En la actualidad emite ‘Amor real’ y muy pronto estrenará ‘Amores verdaderos’.
Pienso que con el tiempo todos los productos terminan por oxidarse. Las telenovelas no iban a ser menos. De ahí que no me extrañe que el auge que tuvieron en los años 90 se haya disipado, por un lado porque las temáticas apenas varían (una chica joven y más bien pobre se enamora de un galán, y durante toda la trama sufren los envites de una novia despechada o una madre celosa, al mismo tiempo que se suceden intrigas, engaños y confusiones, hasta que en el último capítulo llega la felicidad) y, por otro lado, porque cada vez apostamos más por nuestras series nacionales de sobremesa, de lo que me alegro enormemente por la calidad que atesoran.

‘Amar en tiempos revueltos’ ha sido toda una revolución en España. La serie por excelencia de las sobremesas de nuestro país y la más longeva de tira diaria ha creado una cita ineludible con la audiencia desde hace siete años. A partir del próximo mes de enero comenzará una nueva etapa. Será Antena 3 la que ofrecerá las nuevas entregas después de que su productora, Diagonal TV, decidiera divorciarse de manera unilateral de TVE. Esta ficción premiada dentro y fuera de nuestro país ha logrado tras más de 1.600 capítulos emitidos registrar una media de 2,7 millones de espectadores. Por tanto, este cambio implica que las sobremesas de la cadena de Planeta también experimentarán un giro a partir del año que viene: llegará el final de ‘Bandolera’ después de haber rebasado la barrera de los 500 capítulos.

Pero al igual que no tengo duda de la calidad de nuestros productos, reconozco que las telenovelas hispanoamericanas pisaron fuerte en territorio español durante muchos años. Con el paso del tiempo han ganado más acción y han incorporado elementos de otros géneros, como el policíaco, la comedia, el thriller e, incluso si me apuráis mucho, la ciencia ficción. Pienso que a diferencia de la telenovela clásica, en la que siempre hay un amor imposible y grandes secretos del pasado, en la moderna se ha dado un paso más allá, se tratan temas polémicos y espinosos como el cáncer, las drogas, el crimen o la homosexualidad.

Creo que todos tenemos claro que la finalidad de las telenovelas no es educar, a mi juicio nada más lejos, sino entretener a un público mayoritariamente femenino aunque no se nos debe escapar que cuando llegó a España el ‘boom’ de este producto, patrimonio de la cultura latinoamericana, muchos más hombres de los que se atreven a admitirlo cayeron en sus redes.

‘Pobre Diabla’ encabeza la lista de las telenovelas que más han gustado a los españoles. Le siguen ‘Lucecita’, ‘La mujer en el espejo’, ‘Rebelde’, ‘Soledad’, ‘Pasión de gavilanes’, ‘Alma pirata’, ‘Rubí’ o ‘Gata salvaje’, pero no se nos pueden olvidar las primeras que llegaron a nuestro país y que fueron un éxito rotundo como ‘Los ricos también lloran’ (1979-80), ‘Topacio’ (1984-85), ‘Cristal’ (1985-86), ‘La dama de rosa’ (1986) o ‘Abigaíl’ (1988).

Aunque muchos nos hayamos desenganchado ya de este género y haya perdido éxito en España, no hay que olvidar que las telenovelas han tenido un gran impacto económico y cultural, ya no sólo en nuestro país sino en otros muchos. Basta con decir que, según un reportaje de la Unesco, en Costa de Marfil muchas mezquitas adelantaron sus horarios de oraciones durante 1999 para permitir a los telespectadores disfrutar de la telenovela ‘Marimar’, protagonizada por la cantante Thalía. Sin palabras.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: