Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

El rescate de la Eurocopa

¿Es ‘casualidad’ que la decisión del rescate de España coincida con el comienzo de la Eurocopa? ¿Qué nos importa más, que España gane la Eurocopa o el rescate de la Unión Europea a España? Dejémonos de preguntas… y vayamos al grano, porque ya ha sido ‘mala suerte’ (¿o una suerte buscada?) que cuando comienza la Eurocopa de fútbol, Europa por fin haya tenido que decidir si nos echa la soga al cuello o si, por el contrario, nos lanza un flotador para que no nos ahoguemos. Menos mal que se ha decantado por lo segundo.
Y, además, un estreno de la Eurocopa con muy buenos datos de audiencia. El encuentro entre Polonia y Grecia, en Telecinco, fue seguido por más de dos millones de espectadores (21,3% de audiencia), al igual que el encuentro entre las selecciones de Rusia y la República Checa en Cuatro, aunque aquí la cuota fue inferior (17,1%). Y qué decir del partido de España de ayer y del documental de ‘La Roja’ que se emitió el sábado, de los que han estado pendientes la mayoría de los españoles este pasado fin de semana a través de sus televisores.

Una ‘Roja’ que está imparable, como lo están también otros deportistas españoles. De ahí la tirria que nos han cogido los europeos, sobre todo los franceses, que a ellos aquí todo les huele a chamusquina. Lo que no me explico es cómo teniendo la selección española de fútbol que tenemos, que domina cualquier césped que pisa, podemos tener tantos agujeros en nuestra economía. Miedo me da una final España-Francia. ¿O se imaginan una final España-Alemania? Otra pregunta que me hago es si se tomarán a bien estos países, de los que depende nuestro futuro, el vapuleo que les podemos dar en el terreno de juego o intentarán vengarse con la prima de riesgo.

Vamos, que ni Merkel, ni el Banco Central Europeo, ni los eurobonos, ni cualquier otra cosa. Lo que va a salvar al euro es la Eurocopa. Con un balón de por medio a los españoles se nos olvida esas tonterías del rescate, la deuda o que se nos compare con Grecia, Irlanda y Portugal. Ya se sabe que aquí en España lo primero es lo primero, o sea, el fútbol.

Ya casi se nos olvida que España parecía necesitar el rescate hace un mes, pero éste se esfumó. Ahora Rajoy ya no ha tenido escapatoria, aunque ha podido escabullirse de estar él sólo en el disparadero este fin de semana gracias al debut de la selección española en la Eurocopa. ¡No lo hubiera podido planear mejor! Y conociéndonos, poco nos importará estar tutelados por la canciller alemana cuando termine la Eurocopa si a cambio le ganamos a su selección. ¿Tonterías? Me temo que no.

Y para el Eurogrupo, ¿es una tontería tratar de urgencia el rescate a España? Aquí ya tengo mis dudas, porque no puedo llegar a entender cómo un tema tan importante para un país haya tenido que analizarse a través de una teleconferencia. Bien es cierto que España aún no había formalizado su petición de ayuda a Europa… pero creo yo que las cosas se deberían haber hecho de otra forma. Y la gran noticia llegó en la tarde del sábado: el Eurogrupo dará hasta 100.000 millones a España para rescatar a la banca aunque, y esto ya me lo olía yo, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha evitado utilizar la palabra rescate y aclara que “solo se trata de ayuda financiera”. Vamos, que a Zapatero, al ex presidente del Gobierno que será recordado por negar una crisis que todos ya notábamos en nuestros bolsillos, le ha salido otro imitador.

En fin, que por mi parte deseo que España gane la Eurocopa pero también que el rescate no tenga repercusiones negativas en los ciudadanos porque, aunque durante unos días estemos atareados portando las banderas españolas por las calles y gritando ‘¡Goooool!’, después nos volverán a la cabeza los más de 40.000 millones de euros que necesitamos para sanearnos. Y, como siempre ocurre, los peor parados no serán los dirigentes de nuestro país, ni los bancos, ni nuestra monarquía… sino me temo que los ciudadanos de a pie que ya no sabemos qué nos deparará el futuro. Así que con la que está cayendo… ¡a ver quién se atreve a llamarnos pesimistas!

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: