Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

El cine español no respira en televisión

Reconozco que desde hace algún tiempo cuando enciendo la televisión de mi casa en buena parte de las ocasiones me dedico a ‘zapear’ porque más bien son pocos los contenidos que me tienen enganchada de verdad. Y con esta práctica que algunas veces me relaja y otras me saca de quicio, me he dado cuenta que en pocas ocasiones o en ninguna me he encontrado con la emisión de una película española. ¿Qué está pasando con el cine español en televisión? ¿No se emite por problemas de programación o porque no se ve la suficiente calidad en los films? Me decanto más por la primera opción, puesto que es muy raro ver producciones nacionales en horario de máxima audiencia porque a las cadenas no les sale rentable. Y de Internet ya ni hablar. En este medio las películas españolas tienen perdida la batalla en comparación con otras grandes producciones estadounidenses.

La verdad es que me da pena que el cine de nuestro país no termine de arrancar en televisión. Hasta hace no mucho tiempo yo era más partidaria de ver películas extranjeras tanto en cine como en televisión y tenía ciertos prejuicios, al igual que una parte de la sociedad, a ver películas españolas, bien porque no compartía con los directores la forma de plasmar los argumentos o bien porque estaba cansada de ver siempre los mismos estereotipos.

Pero hoy en día hay muy buenos directores españoles y cada uno de ellos tiene una línea distinta de trabajo. Y esta pluralidad, que algunos se niegan a ver, es lo que ha hecho que ahora apueste más por el cine español. Sin ir más lejos ayer vi ‘Pa negre’ (‘Pan Negro’), rodada en catalán, y entonces entendí por qué se llevó nueve Goyas en la última edición de estos premios y por qué representará a España en los próximos Óscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

Las cadenas privadas son las que más desechan la opción de emitir películas españolas. Y por ello ya se les ha llamado la atención. Lo ha hecho el presidente de la Entidad de Gestión de Derechos Audiovisuales (EGEDA), Enrique Cerezo, quien les ha reprochado que emitan “muy poco cine español” y que hayan reducido “drásticamente” su inversión en esta industria. Al mismo tiempo, las ha alentado a que “deben implicarse mucho más en la adquisición de derechos de antena”. Y es que no se puede ver cine español en la televisión si no se pone. Para Cerezo esto es un “error” porque “cuando se programa buen cine, y se promociona correctamente, la audiencia siempre acompaña”.

Yo en esta afirmación del Sr. Cerezo también tengo mis dudas porque a veces se han emitido en televisión films nacionales muy buenos y los datos de audiencia del día siguiente han abofeteado a la cadena que los ha emitido y han llevado al estrellato a los mismos programas de cotilleo que día tras día nos venden las mismas historietas impertinentes y ridículas y que, sin embargo, respaldan miles de ciudadanos.

Pero también es de justicia no obviar que las cadenas privadas cada vez más se involucran en la financiación de películas nacionales.

Sin lugar a dudas, es TVE la cadena que más apuesta por emitir cine español. La directora del Área de Cine de TVE, Eva Cebrián, subrayó hace dos semanas en el marco del Festival de San Sebastián “el convencimiento de TVE de que la emisión regular en televisión lleva a la valoración y al consumo de cine hecho en nuestro país”, y en el mismo acto se dio a conocer que la cadena pública participará en la financiación de 90 proyectos audiovisuales: 41 largometrajes, 38 documentales, 8 películas para televisión y 3 productos de animación.

Entonces, si hay compromiso con el cine hecho en España, si tenemos muy buenos actores que pueden encarnar a personajes terriblemente crueles como lo ha hecho José Coronado en su último trabajo (“No habrá paz para los malvados”), si todos estamos de acuerdo en que hay que emitir más películas españolas en televisión, ¿por qué el cine español todavía no respira en la pequeña pantalla?

¿Por qué hay quien ridiculiza el trabajo realizado en nuestro país recurriendo a la famosa frase del historietista vinculado al campo del humor, Enrique Bonet, que decía algo así como que “Lo que más me gusta del cine español es el doblaje de las películas extranjeras”? Que cada uno reflexione lo que quiera.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: