Veronica original

De la tele a mi sofá

Verónica Fernández
La huelga que batió récord en los directos

Con los bulos a cuestas

Da lo mismo que pasen cien años que el ser humano erre que erre. No aprende. No aprende a no fiarse de lo que le dice el vecino del quinto que, a su vez, se lo escuchó al conserje que oyó a una señora, que pasaba por el portal cuando se fumaba un cigarro en la puerta, que Karlos Arguiñano ha sido despedido de Antena 3 por opinar entre guisos televisados sobre los recortes en nuestro país y llamar gánsteres a los que manejan la economía mundial. No aprende a verificar una información que le es más fácil propagarla que contrastarla. No aprende a cribar en su correo electrónico lo que es veraz de lo que debería depositarse automáticamente en la papelera. En fin, no aprende a no ser cotilla. Dicen, que se lo he oído a ese vecino del quinto, que es cosa de los genes.

Pues, no preocuparse. Arguiñano sigue entre nuestros fogones. Tan sólo hubiera bastado que hubieras encendido el televisor todas las mañanas, entre las 12:15 y las 12:45 horas. Y ahí estaría él, esperándote, fiel a su cita contigo. No me digas que te has perdido la receta de la lubina con pimienta verde y algas fritas del otro día. O la de crema fría de remolacha con mahonesa de queso azul. No, no, ahora no te lleves las manos a la cabeza. ¡Mecachis los bulos!, –me llega en este instante a mis oídos-.

 

El email era muy escueto pero caló hondo.

 

“Procura verlo pronto porque dentro de poco desaparecerá de Youtube como otros que ya no se pueden abrir.

 

MERECE LA PENA ESCUCHARLO.

 

El lunes LO ECHARON DE LA CADENA.

 

Mirar lo que dijo… Y por eso lo han echado… Viva la libertad de expresión”.

 

Y, a continuación, se ponía el link para ver el vídeo.

 

Lo más gracioso es que Arguiñano realizó las polémicas declaraciones en mayo del año pasado y el bulo se propagó a la velocidad del rayo en estas pasadas navidades y, para más inri, hay a quienes el engaño les ha llegado en esta última semana con billete de retraso. Pero da igual, se lo han creído. O por lo menos le han dado voz. ¡Hasta la prensa argentina se ha hecho eco en los últimos días! Cerca de 2 millones de personas han visualizado el vídeo hasta la fecha, lo que me da algunas pistas sobre lo crédulos que podemos llegar a ser. ¡Ay, si leyera esto el vecino del quinto!

 

Si es que de leyendas urbanas vive el hombre. Os habéis preguntado, ¿qué sería de nuestra vida si no creyéramos que a Anita Obregón le estallaron sus tetas de silicona en un avión por la presión atmosférica? ¿O la sorpresa de Ricky Martin a la niña que se lo estaba pasando en grande en su habitación con su perro y la mermelada mientras el cantante estaba escondido en el armario? Tengo que puntualizar que yo siempre he sido más de la versión de la nocilla. Hubo hasta quien juró por sus muertos haber visto la escena. Lo único de real que han visto mis ojos hasta el día de hoy es que el puertorriqueño ‘salió del armario’ en 2010.

 

Y la lista de historias ficticias que son verosímiles dentro del folclore televisivo es larguísima. Dicen, y esto el vecino del quinto lo puede corroborar, que Jordi Hurtado murió hace años, aunque yo encendí la tele el viernes y lo vi más vivo que hace veinte; que Jaime Cantizano tuvo un matrimonio fugaz; que Cayetana Guillén Cuervo y Aznar estuvieron liados; que Tom Cruise y Katie Holmes se comieron la placenta de su hija; que Steve Urkel murió por sobredosis y que Bart también fue a la tumba en ‘Los Simpson’; que los de ‘La Oreja de Van Gogh’ son proetarras; que la hermana de Carbonero se lía con el delantero del Barcelona, Bojan Krkic; que Anne Igartiburu es hermafrodita y que pillaron a Mick Jagger y David Bowie juntos en la cama.

 

Algunas parecen salidas del bolígrafo de expertos guionistas, otras de mentes maravillosas. Y para gustos los colores. Pero en todas ellas es el boca a boca lo que las alimenta y les da la inmortalidad. Creer o no creer, esa es la cuestión.

 

Twitter: @VeronicaFdezGo

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: