Silueta alfredo original

Curiosidades y Anécdotas de la Historia

Alfredo Rodríguez Blázquez

LA VIDENTE DEL BARRIO DE TRIANA

Se cuenta en uno de los libros de memorias que se han escrito sobre Felipe González, concretamente en uno titulado: el hombre y el político, cuyo autor es uno de los hagiógrafos del ex presidente, Alfonso Palomares; que una tarde de verano de los primeros años cincuenta, la madre de Felipe, Juana, fue a ver a una vidente al barrio sevillano de Triana; se la habían recomendado unas amigas asegurándole que era puro oro de ley a la hora de adivinar el futuro. Y allí que se presentó para saber que sería de sus hijos en el futuro.

 

Nada más llegar a la calle Evangelista, en pleno centro del barrio trianero, no tardó mucho en encontrar la casa de la vidente. Una vez dentro de la vivienda, le hicieron pasar a un pequeño cuarto muy aseado, muy limpio, donde tras un ratito de espera, apareció ante ella la vidente. Al momento la señora invitó a Juana a levantarse y a seguirla a una estancia contigua de la casa; un salón muy oscuro, cuya penumbra no dejaba ver nada de lo que allí había. La vidente encendió una vela que al alumbrar con su llama la estancia, dejó ver una mesa llena de estampas de vírgenes y santos. La “adivina” –tal y como la habían advertido sus amigas- hablaba con cierto misterio y había que interpretar sus palabras.

 

Al cabo de un rato, Juana, le empezó a hablar de sus cuatro hijos, para acabar preguntando por el futuro que esperaba a cada uno de ellos. La vidente le tocó las manos, la miró fijamente a los ojos y en un momento, como si estuviera contando algo que veía en la realidad presente, le dijo:

 

    -Mire señora, este usted tranquila porque su hijo, ese que dice usted que va al colegio, va a ser un grande de España y del extranjero, no se le olvide a usted eso.

 

    -¡No me diga usted! –exclamó Juana sorprendida

 

    -Sí, no se le olvide a usted eso, va a ser un grande de España y del extranjero.

 

Convendrán conmigo, que si es cierto este pasaje narrado en el libro citado anteriormente, y yo no dudo de su veracidad, la vidente del barrio sevillano de Triana acertó de pleno en su adivinación del futuro de Felipe González. En fin… esta es una anécdota más de las muchas que nos proporciona la historia, algo que a mí me satisface recordar y compartir con los pocos o muchos que se acerquen a este blog para pasar un ratito ameno y agradable. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: