Silueta alfredo original

Curiosidades y Anécdotas de la Historia

Alfredo Rodríguez Blázquez

CHURCHILL Y LADY ASTOR

Churchill, primer ministro británico, no solo pasó a la historia por su capacidad política y su capacidad de liderazgo en el momento más crítico de la historia de la orgullosa Inglaterra. También lo hizo por su versatilidad (fue premio nobel de literatura) y por los rifirafes que se traía con todo aquél al que se enfrentaba dialécticamente. Tanto en el Parlamento como en la vida, el estadista inglés tenía respuesta para todo y para todos.

 

Por toda Inglaterra era conocida la enemistad que se profesaban el primer ministro W. Churchill y Lady Astor, su rival política y primera mujer en ocupar un escaño en la Cámara de los Comunes del Parlamento Británico. Tal era la animadversión que se tenían que, en cierta ocasión, mientras miembros del parlamento británico se encontraban de visita oficial en el ducado de Marlborough (cuyos titulares eran parientes lejanos del propio Churchill), Lady Astor le dijo al primer ministro y adversario político, delante de toda la comitiva, lo siguiente:

 

                -Si usted fuera mi esposo, envenenaría su té

                A lo que Churchill respondió:

                -Señora, si usted fuera mi esposa, me lo bebería…

 

Así se las gastaba este estadista de la Europa del siglo XX, que jugó un papel clave en la II Guerra Mundial y que dejó citas memorables que todos cuantos nos dedicamos a escribir en los medios utilizamos con frecuencia. Y como hoy vivimos tiempos de enajenación y cambio, me voy a permitir acabar esta pequeña historia de animadversión entre dos figuras tan destacadas de la vida pública europea, con una de cita de Churchill que invita a la reflexión y encierra una verdad atemporal: "el problema de nuestra época consiste en que los hombres no quieren ser útiles sino importantes".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: