Silueta sonsoles original

Contando historias

Sonsoles Pindado
El blog en Tribuna Ávila de Sonsoles Pindado

INTERCAMBIOS

En la era de los cambios y del pasar de los años, aun hay cosas  que se mantienen constantes como es la tradición de intercambiar……….CROMOS.


En el mismo lugar y si me apuras a la misma hora domingo tras domingo familias enteras acuden a su ansiada cita.


El material el de siempre. Un álbum acartonado de tamaño medio que llevas debajo del brazo y un paquete de cromos que recoges con una goma.


Las series televisivas otra vez haciendo merchandising. Aunque no nos podemos quejar ya que el producto no  supone mucho coste.


El hecho de acercarte al lugar de intercambio es todo un ritual. La kedada en el mismo sitio, puede variar tan solo unos metros de distancia, o bien en las escaleras próximas a un quiosco de prensa semanal o entre dos esculturas pétreas de leones que actúan simulando ser defensores de una de las iglesias románicas más bonitas de la ciudad.
Y todo ello en plena plaza abulense siempre cargada de paseantes que van y vienen a su antojo.


Y ahí estas tu  en el lugar estratégico buscando el tesoro preciado que te falta.


Y otra vez como en la vida misma te encuentras a  diversas personas como son:


    1.-Expertos pasadores de cromos.- Su rapidez es tal que a veces  ni lo hueles, te darás cuenta que pasan los cromos  con autentico talento, casi les aseguras un buen futuro como mago por su destreza con las manos, sin duda un  arte que no todos tienen.


    2.-Abusones de turno.- Pretenden que les des tus cromos (2-3) dependiendo de su ambición ya que tienen uno que nunca sale y tú necesitas para poder acabar la colección. Y ahí estas, haciéndote valer otra vez mas comprando sobrecitos cargados de colores por si el azar  te puede premiar.


    3.-Los padres que protegen a sus hijos que con el listado en mano, eso sí perfectamente alineado lo único que te dejan hacer es mirar cómo son ellos los que con destreza tachan una vez más los cromos conseguidos.


    4.-El organizado con su lista impoluta de colores, rojo para el cromo que entrega y verde para el que recibe.


    O El desprendido (lo mejor siempre se deja para lo último) solo le faltan cuatro cromitos para acabar la colección y te regala con la mejor de sus sonrisas algunos que suelen ser de fácil salida.


Y todo ello en momentos de intercambio de estar avispados, muy avispados porque son muchos los cazadores para tan pocas liebres.


La verdad ,todo un lujo en mañanas soleadas de domingo.


Encima dicen  los entendidos que intercambiar cromos te ayuda a relacionarte, a tener  estrategia, a ser ordenado, a clasificar……..


Por lo que  vaticino que el trueque el último día de la semana está y estará siempre de moda.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: