F rodriguez lopez original

Contando habas

Fernando Rodríguez López
Blog de Fernando Rodríguez López.

Más de lo mismo y cada vez peor

Si se me permite el chiste malo, esto empieza ya a ser preocupante… Ya conocen la noticia del día: ayer, 11 de julio, el Presidente del Gobierno anunció en el Congreso de los Diputados un nuevo paquete de medidas de ajuste, consistentes básicamente en subir el IVA, reducir las prestaciones por desempleo, eliminar la deducción por compra de vivienda en el IRPF (ha durado bien poco) y eliminar la paga extra de Navidad a los funcionarios públicos (“hijos, ha llegado el momento de que hablemos de Papá Noel…”). Con todo ello se conseguirá un ajuste de 65.000 millones en 2 años y medio (extraña unidad de tiempo utilizada, por cierto), lo cual parece todo un avance teniendo en cuenta que el déficit en 2011 fue de 90.000 millones. Entonces… ¿ya está? ¿Era éste EL gran ajuste? ¿Bajará entonces ya por fin la prima de riesgo y podremos volver a financiarnos sin sobresaltos en los mercados? Pues… va a ser que no.
Vamos por partes. ¿Para qué sirve este ajuste? ¿Para frenar la crisis? ¿Para suavizarla al menos? Al subir el IVA se reduce el consumo, y con ello la producción, y con ello la renta de las familias, y con ello el consumo, y con ello la producción… en Economía se denomina efecto multiplicador, y tiene signo negativo en este caso. Por lo tanto, ciertamente este ajuste no es lo mejor para salir de una crisis, más bien lo contrario.

Siguiente hipótesis: ¿sirve el ajuste para reducir el problema del déficit? Hombre, si disminuyen los costes y aumentan los ingresos públicos, malo ha de ser que el déficit no se reduzca. Lo que sucede es que las medidas anunciadas son más bien coyunturales (reducimos por aquí, aumentamos por allá), y buena parte del problema del déficit en España se debe a causas estructurales que siguen sin tratarse, entre ellas las relacionadas con la multiplicidad y coincidencias de competencias entre distintos niveles de gobierno (el temible número 17, por ejemplo). Entre que las medidas tardarán en causar efecto y que los problemas estructurales siguen ahí, no se extrañe demasiado si la prima de riesgo no baja de golpe en los próximos días, incluso si sigue subiendo, porque con tanta medida de efecto difuso es posible que los mercados, cabezotas ellos, continúen con su apuesta de que España en algún momento cercano tendrá problemas para pagar su deuda pública.

Quizá podríamos decir entonces que no era éste EL gran ajuste, sino EL mal parche, temporal para más señas. A pesar de lo cual, y en cualquier caso, tendrá una gran utilidad, indirecta pero buscada: la de demostrar a nuestros socios europeos, principalmente a Alemania (tiene las llaves de la caja), que hemos visto la luz y que a partir de ahora seremos más estrictos con el déficit. Y esto es muy importante, mucho más de lo que parece, porque de esta peligrosa espiral “mayores intereses de la deuda pública - menor financiación para las empresas privadas - menor crecimiento - mayor dificultad para devolver la deuda pública - mayores intereses de la deuda pública” a estas alturas ya está claro que sólo saldremos cuando el Banco Central Europeo (“comprando” indirectamente deuda pública española, por la puerta de atrás), el Mecanismo de Estabilidad Europeo (comprando directamente deuda pública española, con luz y taquígrafos) o algún otro mecanismo de la Unión Europea (¿los anhelados eurobonos?) decidan que ya es suficiente y comiencen a actuar.

Y luego, cuando todo esto haya sucedido, ya sólo nos faltará salir de la crisis.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: