Silueta original

Con la verdad por delante

Gabriel De la Mora
Blog de Gabriel de la Mora en Tribuna de Salamanca.

De refugiados, moros y cristianos

La ignorancia, el miedo y el aumento de la pobreza derivado de la crisis y los recortes de derechos, tienen como consecuencia el aumento sustancial de los discursos y prácticas xenófobas en la ciudadanía y las instituciones públicas; una más de nuestras derrotas como sociedad que deben ser contrarrestadas de forma urgente desde todos los frentes, empezando por la denuncia del racismo institucional y la discriminación, así como fomentar el respeto y la tolerancia, el reconocimiento del otro y, en especial, la recuperación del amor como valor universal y compartido.

Los refugiados son los responsables de que la oligarquía financiera fuerce a Alemania a rebajar el salario mínimo. El islam es una religión intrínsecamente violenta y terrorista, las interpretaciones del Corán son irremediablemente anacrónicas y junto con cierta visión totalizadora, frente a la separación de las instituciones civiles, hacen imposible la convivencia, aunque el 95% de los musulmanes sean buena gente. Su cultura no es la nuestra y ambas son incompatibles. Nuestra civilización europea está en decadencia por esta invasión ¿Qué hacer? Un “Covadonga” en cada ciudad. Cada uno en su casa y Dios en la de todos. De forma resumida este es el discurso que se pudo escuchar la tarde del pasado sábado, 5 de marzo, en la Iglesia Vieja de Pizarrales, en un evento abierto al público que estuvo organizado por una asociación radicada en el barrio Vidal, financiada por el Ayuntamiento y que se dedica, entre otras cosas, a recoger alimentos para repartirlos exclusivamente entre nacionales españoles.

 

A este evento acudimos un grupo de personas curiosas, a las que no nos dejaron entrar, llegando a recibir graves insultos de lo que fueron testigos varios miembros de la policía nacional. No les debían de gustar mis ideas, generalmente manipuladas y descontextualizadas por el diario panfletario de provincias, con el fin de generar en la población, precisamente, ese tipo de rechazo emocional e intolerante. Finalmente, los organizadores, o quien fuera, recapacitaron y nos dejaron entrar vigilados. Nos quedamos a la primera de las charlas, del periodista y escritor, José Javier Esparza, acerca de su nuevo libro, “Historia de la Yihad”. No tuvimos el suficiente estómago para quedarnos a las siguientes, sobre los mitos del nacionalismo catalán y los 20 años de lucha en Alcalá de Henares, del partido político “España 2000”, que en tantos lugares se ha logrado infiltrar en Ciudadanos. Lástima, el cuadro estaría completo: odio hacia la inmigración y los separatistas, las bestias negras del imaginario ultranacionalista español.

 

Racismo cultural de la nueva derecha, no otra cosa fue lo que escuchamos, si acaso seguimos la descripción de Ariane Chebel D'Appollonia, del Institut d'Etudes Politiques de París: “Detrás de todo racismo hay un sentimiento de diferencia, real o imaginaria, patente o impuesta”. Estas diferencias se entienden como “permanentes e insuperables, y el otro puede ser una amenaza.” Además, “es preciso que la diferencia se valore para establecer una jerarquía, que se generalice para justificar la inclusion definitiva de un individuo en un grupo determinado, y que sea globalizadora, es decir, que la pertenencia al grupo se considere la única explicación del comportamiento del individuo o del grupo así señalados. Por último, el racismo implica que la constatación de las diferencias se materialice en el ámbito político y social, y justifique las conductas de rechazo, exclusión o exterminio”.

 

No cabe duda que el tipo de discurso que escuchamos, bajo este enfoque conceptual, es racista y agresivo, llegando al límite de la punibilidad, al hacer una llamada a la reconquista medieval, de carácter violento. El objetivo parece evidente: generar chivos expiatorios de los males populares, cuya necesaria consecuencia sea la expulsión del extranjero, el musulmán, el refugiado, el otro. Entre los fines se encuentra impedir el mestizaje y evitar la pérdida de una supuesta identidad cultural mítica, creada al efecto a través de una nueva reformulación de la historia, preconizada por estudiosos como Alain Benoist en Francia o el propio Esparza en España, que alientan políticamente al Frente Nacional de Jean-Marie Le Pen o al partido político España 2000.

 

No obstante, el problema no es que un grupo de extrema derecha organice charlas de este tipo, no. El problema es que estos discursos racistas estén calando en la calle, en los barrios y las instituciones, incluso las de más alto nivel. El problema es que el todavía Ministro del Interior haga suyo el comentario y el discurso de la extrema derecha francesa. El problema es que los presidentes de los países de la Unión Europea han aprobado deportar criminalmente a los refugiados que se encuentran en territorio europeo vulnerando los derechos humanos y poniendo en riesgo la vida de miles de personas, por cuestiones electoralistas. El problema es que la Junta de Castilla y León tiene bloqueada la inscripción en el registro público de las parejas formadas por algún miembro extranjero, que no tenga permiso de residencia. El problema es que algunos niños no puedan participar en los juegos escolares, sólo por ser extranjeros. El problema es el trato que se dispensa en algunas oficinas administrativas, incluidas las municipales.  El problema es que haya personas enfermas deban acudir con vergüenza a su centro de salud, con miedo a ser expulsadas del mismo. El problema es que este tipo de cosas siempre se justifique con meras anécdotas personales de injusticias y personas aprovechadas, cuyas acciones particulares se generalizan a ciertos colectivos, unidos por su aspecto o presunta nacionalidad. 

 

No, el problema real es que la xenofobia se está instalando en todas partes y lo que es más grave, se refleja en las instituciones y también en los partidos políticos mayoritarios, que incluso la llegan a promover, generando miedo en la gente, con la imprescindible ayuda de los medios de comunicación. Sin embargo, existe otra realidad social bien distinta. Personas que se cruzan en la parada del bus, en la panadería o en el trabajo; acuden a fiestas, restaurantes o universidades; gentes que se conocen, se encuentran y se aman y, cuando es necesario, se movilizan frente a la desgracia humana que no se ve ajena, si no humana, a secas.

 

El racismo se curaba, según decía Unamuno, viajando. El vil sentimiento de odio tiene su origen en el miedo y la ignorancia, así que para luchar contra la xenofobia es imprescindible favorecer el entendimiento de la realidad del otro, evitando que los prejuicios se conviertan en realidades incontrovertibles, sensibilizando a la población sobre la pacífica y provechosa diversidad de religiones, costumbres y valores existentes en la ciudad, que es de todos y todas, no sólo de unos pocos. Además, hoy ya no es necesario viajar para curarse de racismos varios, siendo posible encontrarnos en los barrios facilitando las relaciones humanas interculturales entre vecinas y vecinos, alejando de las mentes el odio de aquellos que enarbolan la bandera de España y pretenden ejecutar la orden de reconquista frente al infiel, desenmascarando sus verdaderas intenciones.

 

 Es imprescindible, también, denunciar las prácticas del racismo institucional, los discursos xenófobos y sus consecuencias, como el criminal acuerdo de la UE con Turquía para la deportación de las refugiadas; pero sobre todo, y principalmente, es necesario disolver las mentiras con datos, y las falacias con argumentos, a la vez que proyectar los aspectos positivos de las migraciones, connaturales al devenir histórico de una vieja Europa, que sólo saldrá de su parálisis y retroceso recuperando lo que debe ser el valor supremo de nuestra verdadera identidad como seres humanos, libres, iguales y fraternales: el amor, el amor propio y al prójimo, la regla de oro de todas las religiones y culturas, lo que nos une por encima de todas las cosas. 

Comentarios

Este señor esta loco 31/03/2016 10:58 #2
Los que recibieron insultos fue los que organizaban la conferencia, que la extrema izquierda se puso a bocear enfrente lo pueden buscar y mucha gente del partido de este señor eran de los que daban voces Asique Gabriel café y A la cama que es muy pronto para levantarse siendo funcionario
Ya has sido denunciado por la local por mentiras 31/03/2016 10:27 #1
Sí tan ofendido estas con los insultos lo hubieras denunciado aparte de que se te dio la oportunidad de hablar al acabar la conferencia y no quisiste asique deja de inventar bobadas para salir en prensa que solo sabes llamar la atención

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: