Silueta original

Con la verdad por delante

Gabriel De la Mora
Blog de Gabriel de la Mora en Tribuna de Salamanca.

Cambiando todo para que nada cambie

Después de numerosas presiones finalmente el cambio político en nuestra ciudad se ha truncado nuevamente. La justificación parece ser el respeto a cierto principio político, compartido por el PP solo cuando le interesa, de dejar gobernar al partido más votado, aunque en realidad esta sea una opción minoritaria.

Si analizamos los programas electorales y las preferencias populares expresadas en las votaciones del 24 de mayo en nuestra ciudad podremos observar que la voluntad mayoritaria de la ciudadanía no es un nuevo gobierno del PP, sino un programa político de cambio de personas e ideas, basado en hacer todo lo contrario a lo que ha venido realizando el reelegido finalmente alcalde. La prueba fueron los discursos de los distintos representantes en el pleno de investidura, desautorizando claramente la anterior gestión del Partido Popular.

 

Transparencia, participación y justicia social, principios que todos sabemos son totalmente contrarios a la gestión desarrollada por el PP en nuestra ciudad y que han sido la base del discurso del resto de los partidos, incluidos aquellos que se han quedado sin representación, peo que sus votos deben reconocerse como lo que son: preferencias de nuestros vecinos.

 

“La suerte hay que buscarla” me espeto el alcalde ese mismo día. “Y pagarla” me falto replicarle. No es otra cosa lo que se ha denunciado en el escándalo de los pactos frustrados n Villamayor, donde el suegrisimo Pepe Villares habría supuestamente ofrecido un puesto de empleo a los miembros de otras listas para que apoyaran al candidato del PP en Villamayor. Así trabajaría el PP, así parece que buscaría la suerte el electo alcalde.

 

Sin duda los opinantes de La Gaceta lo habrán tenido claro, los extras que habrán cobrado durante la campaña electoral, y estos días, solo lo sabrán ellos. La campana mediática ha tenido su efecto, hacer creer a los compañeros de ciudadanos que podrán justificarse a través del absurdo discurso del respeto a la lista más votada, como si esto importara realmente y no fuera mera presión mediática. 

 

Al igual que el absurdo mensaje de que la misión de Cs únicamente seria controlar que no vuelvan los desmanes. En realidad pasar página, no mirar atrás y lavar la cara a quienes llevan años haciendo de su capa un sayo, tapando las numerosas y conocidas corruptelas y utilizando todos los resortes legales e ilegales para perpetuarse en el poder, mantener su status quo y cubrirse las espaldas, su único interés real. Patético resulto observar como Mañueco desgranaba como suyo el programa de Ciudadanos durante su discurso de investidura. Qué pena que su palabra no valga nada, nada de nada. Veremos cuánto vale la de Ciudadanos, bastante resquebrajada a la luz de sus mensajes en campana electoral, desmentidos el pasado sábado.

 

Sintomáticamente, el mismo alcalde se ofreció a que escudriñáramos en los cajones, donde solo podríamos encontrar honradez dijo. Claro claro. Evidentemente el dinero negro de las empresas, destinado a los medios de comunicación no está en ningún cajón. Y la documentación que demostraría ilegalidades por parte del equipo lógicamente habrá sido ya destruida, como en otros lugares sabemos ha sucedido. No obstante, aquí han tenido más suerte, pues controlando el gobierno controlan el acceso a la información de los concejales. Argumento que trasladamos a los compañeros de Cs. Sera muy difícil auditar al PP cuando el mismo es quien controla la documentación.

 

Igualmente será muy difícil hacer políticas diferentes cuando las propuestas deben ser lideradas y coordinadas por las mismas personas que llevan haciendo décadas lo contrario de lo que se pretende y que por supuesto no se creen en absoluto, incluso dudo que acaso entiendan que significa la transparencia, el derecho de acceso a la información por parte de los ciudadanos, una nueva política social no basada en el paternalismo y la caridad del rico o la participación real de la sociedad civil en los asuntos públicos. Propuestas rechazadas por el PP y Mañueco repetidamente, no sea que la gente de la calle empiece a perder el miedo, reflexione, discuta sobre la política local y finalmente quiera ella misma tomar las decisiones políticas, reduciendo por tanto su poder, lo único que les importa. Solo puede mandar el partido mas votado, aunque sea el mas corrupto, ¿recuerdan?

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: