Pefilblogpatricia original

Campamento Marketing

Patricia Sánchez Holgado
Bienvenidos a la jungla

Cómo calcular el precio de nuestro producto handmade

Llegamos a uno de los puntos clave que marcará nuestras acciones de marketing, una de las 4 P clásicas: el PRODUCTO.

 

Se puede decir mucho acerca de él, pero para centrarnos en lo que puede ser más relevante desde el punto de vista de la comunicación lo voy a reducir a un análisis minimalista de nuestro producto desde dos perspectivas:

 

  • Su Valor cuantitativo: la expresión monetaria será el precio del producto, determinado por la oferta y la demanda.

 

  • Su Valor cualitativo: aquellos beneficios adicionales con los que podemos generar satisfacción en un cliente. Lo que se suele denominar, el “valor añadido”.

 

El valor global de un producto por mucho que nos empeñemos no lo determinamos nosotros solos, sino que es el propio cliente quién va a tener la última palabra, según sus circunstancias personales, sus intereses, su experiencia de compra…

 

Para los pequeños emprendedores el momento es que deben poner en valor su producto es complicado. Suele ser difícil valorar el trabajo de uno mismo y por eso hay que plantearse una serie de criterios objetivos que nos ayuden a realizar esta fundamental tarea.


Si tienes un producto que quieres vender o estás iniciando un pequeño negocio será necesario que tu producto se perciba de la mejor manera posible.

 

Trata a tu producto como el más preciado tesoro.

Si tú no lo haces nadie lo hará.

 

El valor cuantitativo es sólo la parte más tangible, el precio que vamos a poner al producto y que será lo primero que perciba el cliente. Hay que trabajar para que nuestros futuros clientes entiendan que la relación calidad-precio de nuestro producto es buena.
 

Eso se consigue creando alrededor de nuestro producto una comunicación acorde a los que queremos conseguir, y completando una serie de valores que deben ser inherentes a nuestro producto. En definitiva vamos a crearnos una personalidad de producto y a transmitirla por todos los medios a nuestro alcance.

 

Hoy me voy a centrar en el primer punto, el valor cuantitativo y su instrumento principal, el precio. Os ayudará tener algunos ejemplos para calcular el precio de un producto de nueva creación, de algo que desarrolláis vosotros mismos de manera artesana, o que consideráis de interés para un público.

 

El secreto de mi éxito está en pagar como si fuera un mendigo*

 

Muchas de las decisiones que se toman en torno al producto son a largo plazo, puesto que suponen cambios sustanciales en el mismo, por ejemplo para su fabricación, distribución, costes… pero el precio es un instrumento a corto plazo. Esto significa que podemos actuar sobre él de una manera más o menos rápida y sus efectos se pueden apreciar inmediatamente.

Si subimos el precio, impactará sobre las ventas y sobre los ingresos, pero si lo bajamos también.

 

El precio también afecta de forma directa a la competencia. Todo lo que haga nuestra competencia nos puede influir en nuestro segmento de mercado, y viceversa. De ahí que puede ser más beneficioso para todos mantener una política de precios razonable sin “romper” el mercado.

 

También modifica el valor percibido por el cliente y a la construcción de la imagen en torno a él. Como hemos mencionado antes, si la relación calidad-precio no es correcta o el cliente no reconoce el valor del producto que nosotros le estamos dando, reaccionará de manera negativa.

 

En ocasiones el precio también sirve para segmentar clientes, en casos de precios muy altos por ejemplo, que se posiciona claramente como un producto con un acceso limitado a determinados perfiles.

 


Creo que os puede servir de mucha ayuda tener algún modelo para calcular los costes de los productos y analizar así cuál es el valor que debemos darle.


Hace poco descubrí a través de Superyuppies (donde podéis encontrar mucha información sobre creación de empresas, explicada de un modo muy sencillo y esquemático) un gran artículo acerca del cálculo de precios. Os recomiendo que lo visiteis y leáis si os interesa profundizar en el tema.

 

 

Cómo calcular los costes de tu producto


 

Como ejemplo de referencia, podemos suponer que uno de vosotros elabora en casa artículos tejidos a mano y queremos venderlos en una tienda on line:
A los costes básicos de materia prima para la elaboración del producto hay que sumar una serie de elementos externos a tener en cuenta.
 

AQUÍ nos facilitan esta sencilla plantilla para poder seguir las pautas de cálculo que os detallo:

 

Tabla cálculo de costes

 

 

 

 

1.  Material


Se trata de la materia prima: calcula lo que te cuestan todos los elementos que necesitas para elaborar un producto.
Siguiendo el ejemplo necesitarás como mínimo una cantidad determinada de lana y una inversión inicial en agujas (que se podría amortizar a lo largo de varios  productos elaborados).
En la plantilla de Excel podeis ver en la primera pestaña cómo tener registrados los costes de nuestra materia prima y cómo aplicarlos a una unidad.
En el caso de que vuestro producto no sea tangible sino que sea un servicio, también se puede calcular directamente en euros por hora.


2. Tiempo invertido


Horas de trabajo: el producto no se elabora solo, hay que medir cuántas horas requiere terminar una unidad.
El tiempo es importante porque es nuestro propio trabajo, pero también debe ser razonable porque puede encarecer mucho el total. De ahí que siempre hay que ser eficiente en las horas de trabajo.


3. Transportes


 los gastos de que nuestros proveedores nos manden a nosotros el material necesario para la fabricación y especialmente si viene desde el extranjero.
En este caso hay que dividir el coste del transporte por el número de artículos que vengan en un paquete, para saber siempre el coste unitario.
 

4. Impuestos


Hay que informarse de los impuestos legales que pueden afectar a nuestro producto. Por ejemplo si hay que importar materias primas, habrá que pagar seguramente aduanas.

 

5. Packaging


La manera en que vamos a presentar el producto nos supondrá unos gastos. Si hay que entregarlo en cajas de cartón no es lo mismo que si va en una bolsa de plástico o envuelto en papel. Además, si lo vamos a enviar por correo hay que proteger bien el producto para que llegue en perfecto estado y eso supone más elementos del packaging.
Es muy importante y hay que ser conscientes de ello. La primera impresión que nuestro producto causa es el diseño del packaging. Y deberá ir adaptado a las características de nuestro producto y en cualquier caso asegurarse de que proteja su integridad y su calidad hasta que llega al cliente.

 

6. Gastos de envío


Cuando nosotros realizamos los envíos también supone unos gastos. Depende de si hacemos envíos agrupados (por ejemplo si vendemos a una tienda) o si el envío va directo al cliente, en cuyo caso probablemente se le repercute a él todo o una parte.
Se debe estudiar y analizar las mejores opciones para que no encarezcan mucho el producto final.


7. Margen para tiendas


Si por ejemplo vendemos 10 jerséys de lana a una tienda para que posteriormente ellos lo vendan a clientes, se van a reservar un margen de beneficio. Esa “comisión” que te van a cobrar tienes que tenerla en cuenta desde el principio, para que no dañe los cálculos de coste del producto.
El margen suele estar en torno a un 30%, que se deberá sumar por tanto al coste unitario del producto.


8. Tu propio margen


Este es un punto importante. Nadie trabaja por amor al arte y si pretendes tener cero beneficio olvídate de crear ningún negocio porque nunca vas a conseguir nada.


Cada uno deberá valorar cuánto cree que es el beneficio a sacar de cada producto. Cuando hay que hacer ajustes se suelen hacer de este punto que es el más flexible. SE baja el beneficio y de esa manera se pueden mantener los costes, pero eso sucede en casos extremos. Desde el principio tienes que marcar un mínimo e intentar no bajar de él.
Depende de ti.

 

9. Precio de Venta al Público


Si has rellenado todos los campos de las columnas ya habrás llegado a tu precio final.
Todo lo que tengas aquí previsto te vendrá bien en algún momento, aunque no sea ahora.


10. Beneficio


El resultado final…
Aquí podrás ver la diferencia entre todos los ingresos y todos los gastos previstos y por tanto el resultado que aparece es lo que en realidad tú ganarías.


Descargar la plantilla base AQUÍ

Descargar la tabla de cálculos AQUI 

 

 

*y vender como si estuviera en quiebra

 

Fuentes:

Superyuppies

El ergonomista

Campamento Marketing

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: