Morante original

Caminos que recordar

José Luis Morante

Otras voces, otros ámbitos

 
Concluye el curso escolar y arranca otra forma de medir el tiempo con la mirada abierta del verano. Es el momento propicio para descubrir otras voces y otros ámbitos, como enunciaba aquella primera novela de un jovencísimo Truman Capote que habría de alcanzar un éxito permanente.

Hasta la fecha, los caminos que recordar que han tomado asiento en este blog han sido itinerarios provinciales, sendas por las que cada semana he desplegado los sentidos curiosos de quien busca conocer el patrimonio monumental de su historia, la variada geografía y las habituales formas de vida de sus pobladores. Quedan todavía muchos trayectos pendientes. Ávila, como parte de Castilla y León, es una provincia que se define por la diversidad de sus puntos cardinales y por el amplio legado arqueológico que acumula.

Pero todo espacio vital se amplía en otros y nadie queda fuera de esa sensación de vecindad que impulsa a descubrir otros paisajes. Para enaltecer lo propio con conocimiento de causa es necesario frecuentar lo ajeno. Cada viaje permite contrastar los detalles geográficos y los ambientes, deja que lo percibido nos muestre sus afinidades y diferencias. Un cambio de horizonte aloja elementos nuevos con los que la realidad se completa a sí misma.

El viaje nunca ha sido para mí el simple desplazamiento en el espacio medido por unos pocos kilómetros, sino la posibilidad del encuentro que busca una implicación directa con la geografía. No quiero ser el testigo que mira un acontecimiento a la distancia justa para que las emociones no se sobresalten. Pienso, como defendieron los románticos en su literatura, que cada paisaje no es más que la apariencia exacta de un estado de ánimo.

Como en el entreacto del teatro, no acaba aquí la historia; es una pausa breve para que descansemos, para recuperar aliento y volver pronto al mapa provincial de Ávila, el ámbito de siempre

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: