P garcia 80x111 original

Buen ciudadano Canino

Pedro García

Miedos III

Los problemas de miedos, tienen un nivel de resolución muy variable, dependiendo de varios factores, del dueño, nivel de la fobia y duración de la misma, y por supuesto del perro como individuo, aclarado esto, para una mejor comprensión de los artículos anteriores, en este pondremos un ejemplo de mejora del problema y la creación de un comportamiento supersticioso en el animal, con el fin, de amortiguar la ansiedad producida en él por los ruidos.


En primer lugar deberemos conocer el umbral que tiene el perro ante el estímulo perturbador, lo que es igual a saber cuál es el nivel de sonido a partir del cual el perro se ve afectado.


Una vez sepamos, el umbral de afectación, realizaremos el ejercicio, ya explicado, en artículos anteriores, de presentar al animal en el que jugamos con él, el estímulo perturbador, (pirotecnia), pero en un tono por debajo del nivel del umbral de respuesta, con el fin, de habituar al perro a la presencia del ruido durante el juego, y al mismo tiempo, que el perro perciba ese sonido como indicativo de juego; tras varias secciones de trabajo en este nivel, aumentaremos muy levemente el nivel de sonido, y de esta forma habituaremos a nuestro perro al soportar un nivel aceptable del estímulo perturbador.


Pero puede que en algún momento nuestro perro se encuentre solo cuando aparece el estímulo perturbado, para ello le enseñaremos un comportamiento supersticioso, consistente en enseñarle que la entrada en su jaula puede hacer que se apague el sonido, que tanto le molesta.


Para ello enseñaremos a nuestro perro a permanecer tranquilo dentro de su jaula, en la cual habremos colocado juguetes y golosinas, una vez que realice la entrada y permanencia a la orden, es el momento de unir los dos ejercicios.


Para ello nos colocaremos con nuestro perro, en la primera situación esto es, juego y el nivel de sonido que hayamos alcanzado, después de unos segundos de juego, daremos la orden de entrar en la jaula, y en cuanto entre en ella, cesará el sonido,  como siempre realizaremos varias secciones en este nivel, en las siguientes  secciones, aumentaremos el sonido justo antes de dar la orden de entrada en la jaula, e iremos aguantando el sonido y la permanencia del perro dentro de la jaula antes de cortar el sonido; la idea en principio es que el perro entienda que cuando ésta dentro de la jaula el sonido acaba desapareciendo, de tal forma que si se produjera el estímulo (pirotecnia) estando nosotros en casa, él sepa que es tiempo de juego y golosinas, pero que cuando está sólo, si se mete en la jaula el estímulo perturbador (pirotecnia), desaparecerá, y el obtendrá su tranquilidad. De esta manera hemos puesto en práctica los tres principios de la modificación de conducta modificación de propietario, del medio, y del perro.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: