P garcia 80x111 original

Buen ciudadano Canino

Pedro García

Causas de alteración en la conducta de nuestro perro

La conducta de un perro puede cambiar por múltiples causas, esto es de Perogrullo pero es así. Solo la observación de nuestro perro, nos puede ir dando indicaciones de por qué se producen estos cambios en su conducta.

 

Normalmente un perro da siempre señales de malestar o enfado e incluso de calma, que nos indican la presencia incipiente de un problema, antes de su aparición como tal. Son a estas pequeñas, y a veces no tan pequeñas señales, a las que tenemos que estar atentos, para poder acudir a la raíz del problema cuando este se presente ya que esta es una de la mejor forma de asegurarnos el éxito del diagnóstico y la terapia.

 

Por supuesto hay que descarta las causas de origen clínico, o sea descartar cualquier causa inducida por una enfermedad, por lo que antes de proceder a cualquier terapia comportamental se debe proceder a un examen veterinario.

 

Descartado esto, nos quedarían las causas adquiridas, las cuales tendremos, que descifrar mediante esas pequeñas indicaciones, que nos daba nuestro perro y ya indicadas antes, y por supuesto respondiendo a las cuatro preguntas de Nicko Timbergen, también mencionadas en artículos anteriores.

Contando con algunos de los factores comunes en la alteración de la conducta, citaremos aquí los que creemos más importantes:

  • - Una retirada temprana o tardía de la madre
  • - Una mala praxis en la cría por parte del criador
  • - Los cambios de hogar bien sea a uno nuevo o por adopción
  • - Las alteraciones en las rutinas diarias tanto de salida como de juego o contacto
  • - La estancias en residencias
  • - Problemas Psíquicos anteriores. Miedos fobias etc.
  • - Experiencias traumáticas pasadas.
  • - Falta de experiencias ambientales o socialización.
  • - La falta de un miembro de la familia de especial apego o afecto para el perro
  • - Un aumento en la familia.

 

Estos son algunos de los factores que de una u otra forma incidirán en el comportamiento de nuestro perro así como los reforzadores conscientes o inconscientes que ante determinadas situaciones les trasmitimos los miembros de la familia (manada).

 

Uun ejemplo: nuestro perro no es muy sociable con otros perros, cuando se nos presenta esta situación generalmente tiramos de la traílla con tal de impedir que ladre o se acerque al otro perro, lo que de alguna forma le indica la inseguridad del dueño y él admite el liderazgo de la manada aunque sea solo en ese momento, con lo cual nuestra actitud se convierte en un reforzador para él.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: