Blog autor

Blog Paco Cañamero

Tribuna de Salamanca

Los Corpus: toros y crisis

Acabaron los Corpus y con su marcha queda el reguero de un montón de festejos en la provincia, la mayoría con los toros como espectáculo estrella de su programación.

Pueblos como Hinojosa de Duero, Sancti Spiritus, Vitigudino, Ledesma, La Fuente de San Esteban, Béjar€Ś vibraron con sus festejos taurinos, unos populares, otros de noveles que florecen en el hermoso sueño del toreo, mientras que la bella y vieja Bletisa programó su particular miniferia que, desde hace varios años. se ha convertido en el imán taurino de la provincia a principios de verano.

Ledesma ha sido el gran referente de la Fiesta en nuestra tierra. El sitio, ya tradicional, para ir al encuentro de magníficos carteles que han convertido a la bella localidad tormesina en el escenario de inolvidables faenas. Para el recuerdo quedan tardes redondas como aquel año que, siendo aún novilleros, El Juli y Miguel Abellán enamoraron con su toreo. O las imborrables de Juan Diego, Cayetano, Miguel Ángel Perera, Manzanares€Ś que han hecho grande la miniferia ledesmina, cuya fama, en estas fechas del inicio de la cosecha, se extiende por toda la geografía nacional.

Ahora acorde con el nivel de exigencia alcanzado con la programación de dos magníficos carteles la feria se ha celebrado entre luces y sombras. Sombras por la triste guadaña de la crisis, que hogaño quiso tener un protagonismo especial. Sobre todo por la falta de mucho público que, habitualmente, llenaba la plaza durante los festejos del Corpus y con su ausencia deja al descubierto el cemento siempre es una de las noticias. No ya por el medio aforo cubierto del primer día, con el cartel modesto, aunque siempre con el gancho del local López Chaves y la presencia de Juan Mora, torero de esencias. Sino por el segundo con el atractivo siempre interesante del mito de Morante de la Pueblo, arropado por El Cid y por un torerazo tan vinculado a esta tierra como es Leandro. A Morante, tan esperado, se le fue la tarde, aunque dejó el aroma de su personalísimo en la apertura de la faena a su primer toro. Demasiado poco para un torero de esencia, de empaque y de regusto.

Pero el menos quedó poso en el toreo caro de Leandro. De ese Leandro que es uno de los mejores artistas del momento y a quien la espada tantas veces ha pinchado la soga que lo ascendía a la cima del toreo.

Fue la miniferia del Corpus con la triste realidad del cemento. Pero sobre todo lo que Ledesma debe hacer es seguir apostando por la Fiesta y con sus ideas y creatividad matar esta crisis maldita para todos y de la que nuestra Fiesta tampoco está apeada.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: