Blog autor

Blog de las becarias

Tribuna de Salamanca

El final del verano... llegó

... y tú partirásssss. Pues sí, como decía la canción, con la llegada de septiembre las cosas cambian y Tribuna no iba a ser menos. Nuestras becarias 'veraniegas' van dejando el nido escalonadamente y con su adiós, la redacción se quedará sin sus eternas preguntas, sus dudas -que con el tiempo han ido a menos- y sus miradas que iban de la angustia a la curiosidad en cada instante. Cada una de ellas emprende un camino nuevo en el que, por supuesto !les deseamos la mejor de las suertes!

Post it BLANCA DE CASTROBLANCA DE CASTRO.

Esta es mi última entrada al 'Blog de las Becarias'. Pero no es momento para ponerse melancólica. Los dos meses como becaria han sido de lo más productivos. Me acuerdo que el primer día escribíamos de lo perdidas que nos encontrábamos, la manera en la que entrábamos a los sitios y la cara de pardillas.

Ahora mis amigos me preguntan que qué ha pasado en Salamanca y estoy enteradísima de todo. Si quieren saber donde hay peluquerías, jugueterías, ópticas, donde aparcar, la gasolinera más barata€Ś Me he convertido en un micro Google Maps. También tengo un poco de Wikipedia, porque si alguien habla del concejal de Fomento, el presidente de la Cámara de Comercio, el Delegado Provincial de la Junta, yo salto como en el rosco de Pasapalabra sin fallo alguno. Ya puedo ir a los sitios sin tener que seguir al periodista €œexperimentado€ de turno para saber quien es quien. Incluso ya he conocido en persona al que dediqué mi primera entrada, Bienvenido Mena, que parece un personaje de una serie que abre y cierra una temporada. Y ahora, que ya se todo esto, me tengo que ir.

Pero como he dicho, no me voy a poner nostálgica antes de tiempo. Ahora se terminó lo de hacer reportajes del IVA, hablar de la crisis o las famosas encuestas que nos han traído de cabeza. Pero se que lo echaré de menos, bueno sobre todo a la gente de la redacción €“y esto no es por hacer la pelota, porque total !ya me voy!- pero me lo he pasado muy bien. Me acordaré de las broncas, que al final no han sido tantas, de cuando se cuelga el Edit Maker, de rotar ordenadores, de la palabra €œgarruman€€Ś También he aprendido a que no es tan grave preguntar a desconocidos por la calle cosas como fingir un orgasmo, que siempre alguien contestará.

Ahora no se muy bien lo que toca, ni lo que viene. Bueno por ahora presentarme a un examen y luego€Ś irme un poco lejos. Para probar suerte en otros sitios, tener más experiencia de todo en general. Despedirme de Salamanca después de ocho 'añazos' aquí. Eso va a ser lo más difícil, porque ya es mucha gente, son muchas cosas. Creo que hasta octubre no me lo voy a creer, no volver y dejar ya todo esto€Ś He caído y me he puesto ñoña. Pero al final es eso, a partir de ahora todo va a ser así, conocer a la gente rápido, sentirte a gusto y tener que cambiar. El otro día una amiga me recordó una frase de €œSi la cosa funciona€ que me gusta mucho, y que igual no tiene mucho que ver con despedidas pero que me hace sentir bien en estos momentos extraños:

€œAprovecha todo el amor que puedas dar o recibir. Toda la felicidad que puedas birlar o brindar. Cualquier medida de gracia pasajera, si la cosa funciona€.

*****

Post it ROCÍO CUADRADOROCÍO CUADRADO.

Sin darme cuenta estamos en septiembre, últimos días de nuestra aventura en el periódico. Parece que fue ayer cuando estaba en mi primer día con más miedo que otra cosa, temerosa de que no fuera capaz de realizar el trabajo y viendo todo un verano de 'cagadas' por delante.

Poco a poco me fui acostumbrando a todo lo que me mandaban. Tanto fue así que ha sido ahora, echando la vista atrás, cuando me he dado cuenta de lo que he avanzado como profesional. Sigo 'cagándola' a día de hoy en muchos aspectos, pero ya me puedo desenvolver perfectamente y no tengo miedo.

El primer día que montas un vídeo, te dura 10 minutos. Y tus compañeros te dicen: "!Quita cosas!" Y a ti te parece todo importante. Hoy ya sé que escoger en cada declaración y donde está el 'meollo' de la cuestión. Algo parecido me pasó con las ruedas de prensa. Muy temidas para mí, porque tenía que llegar y escribirlas enseguida. Y eso, al principio, nunca ocurría. Tardaba tanto que casi tenía que poner €œayer se celebr󀦀.

Y ni hablar de las famosas €œrondas€. Estas consisten en que tienes que llamar a los bomberos y al 112 para que te cuenten si ha ocurrido alguna desgracia. El primer día que llamé había ocurrido un incendio. Me contó un poco por encima y colgué feliz pensando que tenía todos los datos. Cuando se lo conté a mis jefes me dijeron: €œÂżY te han dicho las causas? ÂżY las hectáreas quemadas?€ Entonces pasé de tener una sonrisa a una cara de gilipollas total... y llamé otra vez. -€œOye perdona, que no te he preguntado un par de cosas€. -€œEres nueva, Âżverdad?€ €“€œEhhh€Ś ÂżTanto se me nota?€

Por eso, a los futuros becarios, les dejo un par de consejos que espero que les sirvan.

1- A donde fueres, haz lo que vieres. Si estás en una rueda de prensa y no tienes ni pajolera idea de qué hacer: Busca a la competencia y entre ellos al periodista más veterano. Pégate a él y copia sus pasos.

2- Pregunta todo lo que no sepas y las veces que haga falta. Es mejor ser una pesada que no tener datos y parecer que te da igual el trabajo y que no te lo has preparado. Aunque a veces parezcas el típico niño preguntando una y otra vez €œÂży por queeeee?€

3- Ten iniciativa. Muy importante, tienes que demostrar que el trabajo te importa. Piensa en reportajes que puedes hacer, por muy tontería que te parezcan, pueden ser buena idea. Una vez se me ocurrió uno (no lo diré) que era una auténtica mierda y con el cual saqué una sonrisa a mis jefes. Sí, pasé vergĂźenza, pero el siguiente que propuse fue el de €œCon la casa a cuestas€, y además de gustar dio muy buenos resultados.

4- Tu voz es igual de importante que la del resto. Esto tiene un poco que ver con el punto anterior. Muchas veces puedes tener miedo de decir un tema o de opinar de un trabajo de un compañero porque te ves una 'mindundi' recién llegada, que sabes menos del resto y que te tienes que dedicar a €œcomer y callar€, como diría mi madre. Pues esto no es así. No hay que tener miedo de decir: €œYo propongo hacer esto€ o €œme parece bien lo que has hecho, Âżpero por qué no haces aquello?€. Porque puede que tengas razón y así colaboras por el bien del periódico. Y si no la tienes, tus compañeros te explican amablemente el por qué, y así aprendes cosas y conceptos nuevos.

5- Apúntate a yoga. Vas a necesitar paciencia y relajación en muchos momentos. Paciencia porque te puedes encontrar con gente que te trate mal cuando tu solo estás realizando tu trabajo, pero no les puedes enviar a la mierda porque sigues necesitando sus declaraciones. Y relajación porque eres el hombre orquesta: tienes que hacer mil cosas a la vez... !y encima para ayer

*****

Post it RAQUEL VAQUERORAQUEL VAQUERO

Llega septiembre, y con él el mal tiempo. Ya no podré quejarme de lo agotador que es salir a hacer encuestas a las 5 de la tarde bajo un sol de 40 grados. Ya no podré confundir una cagada de paloma con una cámara derritiéndose. Ya no podr逦 jugar a ese juego de la silla caliente que me gustaba tanto. Ya no podré pasar por Tribuna y decir: €Ahí trabajo yo€.

ÂżEs triste verdad? Acabas de llegar y ya te tienes que ir. Ayer mismo, cuando empezaba las prácticas, pensaba que no tendría que hacer nada delante de una cámara, y sin embargo, lo he hecho todo delante de ella (menos dormir, comer e ir al servicio). Hasta llorar de rabia porque no salían las cosas como deberían. También he saltado de alegría cuando me salía una entradilla a la primera, y sobre todo me he puesto de los nervios día sí y día también. Sé que podría mejorar muchísimo más, pero en tres meses no me puedo quejar. Y espero que mis compañeros tampoco.

Aunque siempre me animaron a corregir algunos fallos diciéndome: €œSonríe un poco, que sales muy seria€, o €œdale un poco más de salero€; yo por más que lo intentaba me resultaba imposible. Era ponerme una cámara delante y acongojarme viva. Así que a partir de ahora tal vez me recuerden por: €œLa chica de las mil y una tomas€, €œLa no sonrisa de mona Raquel€, o €œLa voz dormida€.

Pero a pesar de todo, he aprendido una barbaridad. Desde hacer mis entradillas con menos miedo, a redactar artículos en 10 minutos y a montar vídeos en menos de dos horas.

La vergĂźenza a preguntar por la calle la he perdido del todo. Aunque todavía sigue sin gustarme la gente que grita €œla tele, la tele... !que viene la tele!€.

Lo peor de esto, me refiero a septiembre y sus despedidas, es todo lo que queda pendiente. Todos aquellos reportajes que nos hubieran encantado hacer y no hicimos, como aquel sobre €œÂżA qué huelen las nubes, mami?€ o el de €œÂżQué hacer cuando el carril bici termina...?€ Ahora quedarán ahí sin respuesta. Me da una pena€Ś que no lo sabe nadie. Y aunque a veces escriba desde la ironía lo digo muy en serio.

Cuándo me dijeron que pasaría el verano en Salamanca no me lo creía. Tres meses en el desierto charro me causaban estragos. Pero cuando me cogieron en Tribuna, todo fue mucho más llevadero y comencé a querer a mi ciudad de nuevo.

Gracias a todos por estos tres meses. Siempre podré pasar por allí y decir €œahí trabajé yo€.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: