Blog autor

Blog de Hugo Lanchares

Tribuna de Salamanca

Machismo y videjuegos

La industria del videojuego vive un momento fantástico. Lleva 40 años a todo trapo. Sus cifras y facturaciones son realmente mareantes. Pero a diferencia de otros medios, a diferencia de otras formas de entretenimiento, la madurez de la industria se ha quedado estancada en los arquetipos de los adolescentes sin que seamos capaces de salir del agujero.
Revisando mi estantería de juegos, tengo 10 portadas de tíos cachas, enfundados en trajes especiales, guerreros sudorosos y musculados, o chicas con unas curvas imposibles y unos pechos que se salen de la realidad. Reviso los catálogos de tiendas, por si acaso yo estoy algo desviado, y veo que todo es exactamente lo mismo.

Desde Mario con Peach (su princesita) atrapada en un castillo, y haciendo de damisela en apuros, el cambio de madurez de muchos juegos es sencillamente nulo. El papel actual de la mujer en la industria se basa en vender juegos con poca ropa o salir en las ferias con tops ajustados y minifaldas para atraer al consumidor actual. Incluso en las webs especializadas hay “Especiales” de “chicas de ferias”.

El mercado manda, y es bien sabido que el 90% de los jugadores actuales son hombres/chicos/niños. Y hay muy poco sexo femenino jugando. Tengo que reconocer que cada vez hay más, y mejor calidad en el juego de ellas, y ha habido un salto en casi 5 años muchísimo más importante que en los anteriores 35 años. Alegría, porque ellas aportan muchísimas cosas que ahora mismo necesita la industria actual del entretenimiento.

Los casos más censurables, podría ser la saga GTA, donde siempre llevamos a un personaje masculino que puede ir en busca de prostitutas, ligarse a novias, tener varias al mismo tiempo y que la personalidad de ellas roza lo absurdo de los tópicos. Tomb Raider por otro lado, se creo como un icono casi “erótico” para vender el juego de aventuras, y parece ser que en su último juego aparece casi violada… y los productores te invitan a que “la rescates” como si fuera otra princesa más. ¿Dónde está esa Tomb Raider que podía con todo y era totalmente independiente? (aunque con todo ajustado).

Otro tema ligado al uso definido de las mujeres en los juegos son las escenas de sexo. Que salvo juegos eróticos o pornográficos (la gran mayoría ni siquiera se venden en España) no vamos a encontrar nunca en los juegos actuales. Verás pechos en juegos de +18, pero poco más. Eso si, en ese mismo juego le puedes arrancar la cabeza a un enemigo y la censura es inexistente.

Tenemos una industria que enseña violencia sin tapujos, pero tiene miedo de recrear temas sexuales como puede ser el cine cuando tiene que “narrar” un argumento sólido y establecido. Y es que es así, en videojuegos, la etiqueta de “infantil” es casi tan fuerte como la que tienen los comics o los juegos de rol (solo para frikis, críos y gente rara).

Algunos estáis pensando lo mismo que yo, el mercado manda, y si una tia buenorra enseñando casi todo, vende más que otra muy independiente, trabajadora y segura de si misma, los productores van a poner a la primera y dejarán que la sociedad eduque a los chicos para que vean atractiva a la segunda en vez de alguien tan artificial como la primera.

No puedo más que censurar el mercado infantil y machista que tiene la industria. Vende, pero no es excusa para nadie. Desde aquí aprovecho para invitarlas a ellas, a que sean muchas mas las que jueguen y que se animen a ganar a sus novios/maridos en los juegos porque pueden, y a veces deben. Vais a aportar otro punto de vista que necesitamos, un toque de tranquilidad y sobre todo, una visión real de nuestras mujeres en la sociedad, que no son simples personajes que rescatar, humillar o utilizar, sino que van sumando ideas revolucionarias que en el futuro sentarán las bases de videojuegos más brillantes e innovadores.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: