Blog autor

Blog de @clapformarta

Tribuna de Salamanca

El caldo de Bertín

Llevo una vida jubilosa y desordenada pero en una de mis raras visitas al Carrefour, me topé con lo que yo llamo una perla de supermercado. Buscaba víveres tipo leche, galletas, cheetos, pizza, cosas muy prefabricadas y con mucho E-282, E-200 y E-481 que es como a mí me gusta todo; y llegando al pasillo de Sopinstant y el Starlux, encontré entre cientos de tetra briks el caldo de jamón Bertín Osborne.

Paré en seco el carro y me dio un subidón como el que debe sentir un 'cool hunter' en Tokio. Volví la cabeza esperando encontrar un grupo de gente mirando por encima de mi hombro y nada.

ÂżPero es que nadie más veía lo mismo que yo? Ahí estaba, sí, Bertín Osborne. El tío más jamón que dio la caspa de los 80 convertido en... Âżcaldo? Esencia de Bertín pensaba yo, y fíjate que me vino a la mente (estos procesos asociativos tengo que revisármelos) la imagen de Marilyn Monroe con su Chanel nº 5 y ya me veía yo durmiendo en pelota picada con unos toques de caldo de Bertín, detrás de las orejas.

Me llevé el caldo, por si acaso, pero terminó en un arroz blanco, que por supuesto hizo mi madre.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: