Blog autor

Blog César Brito González

Tribuna de Salamanca

Delicias e-pistolares

Abrir una ventana semanalmente, a través de la cual contar tus cosas, tiene sus contratiempos y fastidios, como es lógico. Cuando escribes para el público y te expones por completo debes acostumbrarte, aunque cueste, al simple que lee tu texto sólo a medias y que interpreta lo que quiere, al que saca juicios de valor sin conocerte ni haberte visto en la vida, al que cree ser ingenioso sin pasar de obvio y también al Troll, sin más. También hay lectores considerados, educados y con opiniones propias, que siempre son interesantes y productivas, aunque no sean las tuyas, que dejan comentarios a los artículos. Los hay que leen, pero no comentan. Y los hay que, directamente no leen.

Y, de cuando en cuando, este oficio, quizás para compensar esos malos ratos inevitables, te regala buenos momentos. Tuve la suerte de vivir uno de ellos hace unos días. Después de publicar uno de mis pasaportes, recibí el primer y hasta ahora único correo electrónico en el buzón destinado a los lectores. Este gesto, que denota reflexión, consideración con mi persona e interés por el tema, merece que comparta con ustedes algunas de las reflexiones de este lector y mi opinión sobre ellas. Que no todos los días alguien te dedica más de diez segundos, sentado ante un teclado, para debatir de forma cabal y educada usando el género de la e-pístola (si me permiten neologismo improvisado).

El lector me preguntaba ÂżPara cuándo un pasaporte charro sobre técnicos de sonido honestos? La situación en su gremio, según cuenta, es muy similar a la vivida en el seno de la profesión de fotógrafo, de la que hablaba entonces. Jon, que así se llama el lector, se lamentaba amargamente al hablar de los oficios y profesiones directa o indirectamente relacionados con el arte y la cultura, al citar los recortes presupuestarios, al recordar cómo ha tenido que venderse por cuatro duros, mientras otros compañeros, de discutible sensibilidad, conocimiento, educación o pasión por su trabajo se habían hecho de oro. Al menos hasta hace cuatro días.

Querido Jon, tu hastío y esa sensación de rabia e impotencia que acarreas es entendible y compartida. Por desgracia, así está construido este mundo en el que vivimos. El arte y la cultura no ponen un plato de garbanzos en la mesa. La literatura, la música, la filosofía, la pintura, el teatro€Ś alimentan la mente y el alma, algo de lo que carecen cada día más personas. Las bellas artes y todo lo que las rodea sirven a los políticos para pavonearse y dárselas de cultos y comprometidos. Son la excusa perfecta para montar una exposición o un concierto, casi siempre sin sentido, sin planificación o sin la menor noción de buen gusto, pero que siempre sirve para arañar un votito o dos. A la hora de la verdad, la cultura y las artes son las primeras en recibir el mazazo de las apreturas, cuando vienen mal dadas. Seguidas de cerca por la ciencia y la investigación, pero esa es para otra página del pasaporte.

Además de dedicarte a un oficio relacionado con el arte, trabajas entre bambalinas. Lejos de la confortable y calentita luz de los focos y el aplauso €“ merecido o no, auténtico o fingido €“ del respetable. Eso en España, compañero, es lo peor que te puede pasar. Un ingeniero de sonido no es famoso, no lo será nunca. Pero los buenos músicos €“ no las estrellitas de Los 40 €“ saben que es imposible hacer un buen disco sin él. Ellos lo saben, al igual que lo sabemos tú y yo. Quédate con eso, al menos. Por otro lado, a lo largo de nuestra vida tendremos que luchar contra la mezquindad, la envidia, la mediocridad y la falta de vergĂźenza de manera constante. Esas son las cartas que nos repartieron y hay que terminar la partida con ellas. Es jodido, pero es lo que hay. Como tienes buen oído estoy seguro de que te sonará la canción.

Al menos has tomado una decisión valiente y que no está al alcance de cualquiera: luchar por lo que concibes como un sueño y por tu vocación, por encima de todas las adversidades y le pese a quien le pese. Aunque tengas que hacerlo tú sólo, al menos mientras tu cartera lo soporte. Pues mi aplauso para ti, Jon. Si tienes que palmar, que te lleven al hoyo con las botas puestas. Sobre todo porque hacías mención a un calificativo que me ha tocado la patata: €œHonesto€.

ÂżQueda gente honesta en el mundo? Te garantizo que sí. Pocos, pero es una gozada encontrarse con ellos. Si el corazón te pide ir de cara por la vida, con honradez, sinceridad y casta€Ś que la adversidad y la fauna ingente de capullos que te rodean no te priven de ese gustazo. De cada diez, habrá uno que valore lo que haces y la forma en la que lo haces. Con eso basta. Cuando te mudes al corral de los quietos podrás alzar la cara e hinchar el pecho diciendo €œHice lo que me gustaba como creía correcto. Fui siempre de frente, sin engañar ni mentir€. A ver cuántos pueden decir lo mismo.

pasaportecharro@gmail.com
Twitter: CesarBritoGlez

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: