Blog autor

Blog Ana Belén Martín

Tribuna de Salamanca

'Contra el maltrato'

Esta semana se ha €œcelebrado€ el Día Internacional Contra la Violencia de Género. Creo que aquí la psicología tiene mucho por hacer aún y, por empezar de algún modo, hoy me he propuesto acercar un poco más esta realidad a todo aquel que no la sufre para colaborar en la necesaria concienciación y lucha pacífica contra esta lacra de nuestros tiempos, más aún estando tan reciente el último caso acontecido en nuestra propia ciudad.

Para aclarar términos y hablar todos en el mismo idioma, comenzaré ofreciendo la definición que la OMS hace sobre la violencia de género: €œla violencia específica contra las mujeres, utilizada como instrumento para mantener la discriminación, la desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres. Comprende la violencia física, sexual y psicológica, incluidas las amenazas, la coacción o la privación arbitraria de libertad, que ocurre en la vida pública o privada y cuyo principal factor de riesgo lo constituye el hecho de ser mujer€.

ÂżAlguna vez nos hemos planteado qué supone para la mujer maltratada el hecho de serlo más allá de las palizas que recibe o de las cosas que se ven obligadas a realizar? Parémonos ahora en este tema y valoremos un poquito las consecuencias que la violencia de género tiene sobre quien la padece.

Además de las evidentes consecuencias físicas que se suelen traducir en todo tipo de lesiones e, incluso, en su muerte, no podemos olvidar que existen una serie de repercusiones a nivel psicológico que se pueden traducir en la aparición de trastornos mentales diversos, baja autoestima, intentos de suicidio y, por paradójico que pueda parecer, en situaciones de maltrato a sus propios hijos. Socialmente, solemos estar ante mujeres que acaban aisladas, que pierden sus trabajos o que presentan unas altas tasas de absentismo laboral, tanto por su malogrado estado físico como por su delicado estado emocional.

Pero Âży sus hijos? Ellos también padecen las consecuencias de la situación de violencia de género que viven a diario en su casa, el lugar que, teóricamente, más seguridad y protección debe ofrecer a un peque. A nivel físico, suelen ser también víctimas de malos tratos y padecer una desatención como consecuencia directa de esta situación; psicológicamente, creo que todos podemos imaginarnos el nivel de inseguridad, la baja autoestima, la desconfianza,€Ś y todo lo que se puede germinar como fruto del uso de la violencia en una personita que está en pleno proceso de maduración personal y, por supuesto, socialmente todo ello se traducirá en graves dificultades para las relaciones personales, importantes problemas escolares y la no asunción de las normas sociales y de conducta.

Mientras todo esto sucede, el que se cree el €œmás macho de entre los machos€ sólo será un pobre desgraciado que no sabe hacer otra cosa y que paga sus propias frustraciones personales con los más inocentes. Perdonad la expresión, pero aquí me sale la vena anti machismo y anti violencia de género y la víscera no perdona ni tan siquiera al escribir.

En fin, que sólo espero haberos hecho ver algo más de lo que supone la violencia de género para que, entre todos, aunemos las fuerzas que muchas veces estas mujeres han perdido para hacer todo lo posible por ellas.

Como último apunte, recordad, para aquellas que lo sufrís en vuestras carnes, que el 016 es un número gratuito que no deja huella en la factura y que disponéis de otros servicios como el asesoramiento psicológico gratuito y confidencial que podéis encontrar en http://www.psicogenero.com. !ACABEMOS CON EL MALTRATO!

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: