Csierramoreno80x111 original

Andadas

Celia Sierra Moreno

Amsterdam, donde la vida pasa entre canales y marihuana

El viaje de hoy será corto; apenas una escapada. Una pequeña excursión de tres días que quedará a caballo entre el síndrome post vacacional de Semana Santa y la emoción de preparar el viaje del próximo verano.

Preparad una maleta pequeña; equipaje de cabina porque hoy no facturamos. En el primer avión del día de una compañía de bajo coste volamos a Amsterdam.

 

Amsterdam es un destino que siempre apetece; no es una ciudad con grandes monumentos pero es uno de los lugares con más ambiente de Europa. Y aunque sólo sea por la bucólica imagen que ofrecen sus canales rodeados de bicicletas merece la pena apuntarla en el cuaderno de destinos pendientes.

 

De los canales no contaré mucho; sólo que tienen un recorrido de 75 kilómetros y que en ellos se encuentran más de dos mil quinientas casas flotantes en las que viven otras tantas familias. Ah, y una curiosidad: las profundidades de los canales esconden las cámaras acorazadas del Banco Nacional de Holanda. No os molestéis en intentar atacarlas porque moriríais ahogados.

 

Nuestro recorrido por Amsterdar empieza, como no podía ser de otra manera en la Plaza Dam. Es la más importante de la ciudad y en torno a la cual fue creada. Está rodeada por el Monumento Nacional y el Palacio Real. Otra plaza importante es la de Leidseplein: una zona con gran cantidad de bares, restaurantes y cines donde también se encuentra el Casino de Holanda. En esta plaza podréis disfrutar durante el día de numerosos artistas callejeros como mimos, malabaristas y músicos que deleitan a nativos y forasteros con sus espectáculos.

 

El mercado de las flores es un lugar de visita obligada. No es sólo de interés turístico sino que muchos holandeses acuden aquí a comprar plantas. El Bloemenmarkt es un mercado flotante al borde del Canal Single y en él se pueden encontrar todo tipo de flores y semillas de entre los que destacan los bulbos de tulipán, una joya que no podéis dejar de traer como recuerdo.

 

Si sois unos forofos de la cerveza, tenéis la obligación de participar en la Heineken Experience, un recorrido en 4D en el que descubriréis, antes de la degustación, como se elabora y se embotella una de las principales marcas de cerveza mundiales.

 

Hay viajeros que no conciben las excursiones sin visitar museos y en Amsterdam hay algunos que no pasan desapercibidos como el Museo Van Gogh, el Museo de la Resistencia Holandesa o la Casa- Museo de Ana Frank.

 

El Museo Van Gog es el más visitado de la ciudad. Son tres plantas en las que se pueden contemplar más de doscientas obras originales del genio holandés. El Museo de la Resistencia Holandesa recrea todos los acontecimientos sucedidos durante los cinco años que duró la opresión nazi durante la Segunda Guerra Mundial y, la Casa de Ana Frank es un edificio de los más significativos de Amsterdam por la historia que representa. En ese lugar vivieron escondidos Ana Frank y su familia durante la invasión nazi. El ambiente está tan perfectamente recreado que es capaz de transportarnos a aquellos momentos de angustia e incertidumbre que la niña narraba en su diario.

 

Pero si hay algo que caracteriza a Amsterdam son el Barrio Rojo y sus Coffee Shops. El primero, se encuentra en pleno corazón de la ciudad y destaca por la cantidad de neones y luces rojas que decoran sus escaparates. El Barrio Rojo es un barrio con mucha historia: está situado en la parte más antigua de la ciudad y fue en el siglo XVII cuando aparecieron los primeros escaparates en los que las prostitutas ofrecían sus servicios. Desde 1911, el oficio más antiguo del mundo es legal en los Países Bajos y las mujeres del Barrio Rojo alquilan el escaparate en el que trabajan y pagan sus impuestos como cualquier otro trabajador holandés.

 

Los Coffee Shop son, a buen seguro, los lugares más visitados de todo Amsterdam ya que en ellos está legalizada la venta y el consumo de marihuana y hachís. En la mayoría de estas “cafeterías” no se venden bebidas alcohólicas ni está permitido fumar tabaco pero en ellas se descubre todo un mundo relacionado con el cannabis y que va desde el té de marihuana hasta pastelitos y magdalenas hechos con la misma materia prima. Yo probé un chupa-chups… y la verdad es que el sabor no era demasiado agradable!

 

Pero vamos, que si lo que queréis es visitar los Coffe Shop sin necesidad de consumir droga, también podéis hacerlo… podéis limitaros a tomar un café o cualquier otra bebida (sin alcohol). 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: