E roberts 80x111 original

Amuletos contra el desastre

Laura Emily Roberts

Es un temblor, la literatura

Muchas veces nos olvidamos de los adolescentes. La mayoría de las veces queremos olvidarnos de los adolescentes. Son esos jóvenes-niños que se portan mal y a los que es difícil regañar, que señalan también muchas de las cosas que se hacen mal en nuestra cultura –por rechazo o por imitación. Una vez que somos adultos, nos queremos olvidar de la adolescencia, dejarla como esa época oscura de la que no queremos hablar, y nos mostramos distantes y condescendientes con ellos, tratándolos peor que a niños insolentes. También nos olvidamos a menudo de la literatura juvenil, y mostramos desprecio y condescendencia hacia ella. Pero una cosa os digo: leer es crucial en la adolescencia, y transmitir el amor por la lectura también. No por el conocimiento, no por la cultura, no por el saber, sino por uno mismo. Es el momento en el que la personalidad se está formando, y es importante ver que hay otras opciones, no sólo las que rodean a muchos adolescentes. Ver que hay tantas formas de vivir y de ver el mundo como personas, que hay infinitas posibilidades para la vida, y que esas decisiones sólo dependen de uno. Es importante que haya libros de calidad con sensibilidades afines a ellos, con lo que puedan identificarse, emocionarse, sorprenderse, comprender muchas cosas que no son fáciles de explicar, y es importante que tengan acceso a ellos, que conozcan su existencia. Tampoco me refiero a los Moccia o los Crepúsculos –pues no comparto sus valores, más allá de sus estéticas–, pero si ellos animan a los jóvenes a que empiecen a leer y después lean otras cosas, bienvenidos sean también. En la literatura, por suerte, hay hueco para todas las voces. Y quizás lo más importante de la literatura juvenil sea animar a sus lectores a la escritura. Hacer ver a un adolescente que tiene voz, que tiene algo que decir, que puede escribir y expresarse por sí mismo como los demás, es una experiencia maravillosa. Hacerles ver el temblor de estar vivos que produce la literatura. Hacerles ver que no son raros. Que sí son únicos. Que no están solos. Que el lenguaje nos ayuda a hacernos y a conocernos. Continuamente.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: