E roberts 80x111 original

Amuletos contra el desastre

Laura Emily Roberts

Emily Dickinson: romper la belleza

A Wounded Deer -- leaps highest -- I've heard the Hunter tell €“(Emily Dickinson)

Los poemas de Emily Dickinson son una fuente inagotable de sabiduría. Sus poemas comienzan a menudo con metáforas o definiciones (€œ€˜Mañana€™--significa €˜ordeñar€™--para el granjero€”€œ) o aquel poema sobre el ciervo herido que siempre salta más alto (o eso dice el cazador), o los poemas que vuelan. Coged cualquier antología de Emily Dickinson, abridla al azar y encontraréis un pequeño instante de vida concentrado en apenas unas líneas. Porque para Emily, las palabras no estaban en las cosas: las cosas estaban en las palabras. Su escritura es abrupta, visceral, real y a la vez etérea: es suya y de nadie más, y sin embargo, cuando la leemos es de todos. Rompió con todos los cánones de su época y fue capaz de encontrar el suyo. Rompió con la belleza preestablecida: saber encontrar las palabras propias significa saber encontrar la belleza en la que creemos ahí fuera. €œLos verdaderos poemas vuelan€, dicen, sin saber si lo pudo atrapar. Aunque, como dijo en un poema, nadie le enseñó a bailar. Aunque, dijo, nunca supo andar de puntillas. El mundo es su música. Ella, la poeta. Ella, todo. Como dijo Yeats, €œÂżCómo distinguir al bailarín del baile?€ Yendo nosotros a bailar.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: