E roberts 80x111 original

Amuletos contra el desastre

Laura Emily Roberts

Cuestión de género

 

Hace poco leí un artículo de Círculo de Poesía titulado €œÂżDónde están las mujeres de la Beat Generation?€. En él se explica cómo las mujeres escritoras de esta generación supuestamente no mainstream, esto es, fuera del canon €“pero que ahora lo es€“, han pasado totalmente desapercibidas, y cómo, de hecho, era mucho más difícil para una mujer ser rebelde que para un hombre. Podría afirmarse, incluso, que se espera que un hombre lo haga y cree su nuevo paradigma, mientras que de una mujer no. A pesar de las dificultades, hubo muchas poetas y creadoras como Denise Levertov, Marge Piercy y Diane di Prima que todavía hoy no tienen la misma visibilidad que sus coetáneos.

Lo mismo sucede en narrativa con autoras de la llamada corriente €œminimalista€, donde Carver, Bret Easton Ellis, Hemingway y Richard Ford son mucho más conocidos (y traducidos en España) que Grace Paley, Amy Hempel o Mary Robinson, todas ellas excelentes narradoras silenciadas. De algún modo, las relatistas Lorrie Moore y Alice Munro han conseguido destacar escapando de subclasificaciones y generaciones.

Así como muchas autoras de poesía que aún quedan por traducir, como las inigualables Mary Oliver, Mary Ruefle, gran parte de la obra poética de Adrienne Rich, Sharon Olds y Anne Carson (junto a los ensayos de la primera y la última). Y no sólo traducir, sino también difundir: en los primeros 18 siglos de literatura inglesa que estudié en la facultad, no leí a ninguna autora. Leí mucha literatura sobre mujeres (la poesía de Wyatt, la Moll Flanders de Defoe), pero nada escrito por mujeres €“lo cual también era altamente improbable debido a las altas tasas de analfabetismo y mortalidad femenina, como Woolf explica en Una habitación propia)€“, con lo que perdemos un interesante punto de vista de esa época. Investigando después por mi cuenta encontré a las interesantes Marie de France y Aphra Behn en inglés (siglos XII y XVII), además de Christine de Pisan (siglo XIV) en italiano y la conocida Teresa de Ávila (siglo XVI) en español, primeras escritoras que obtuvieron algún beneficio económico con su literatura. También en una asignatura sobre Teatro Americano en el siglo XX estudié tan sólo a una mujer (!una!), cuando el siglo veinte ya contaba con reputadas dramaturgas como Susan Glaspell. Así pues, no sólo creación, publicación y traducción son necesarias, sino que también habría que ampliar el canon a otro(s) género(s) que nos permitan conocer otras realidades y puntos de expresión, hasta que no haya que hacer ninguna diferencia y sea la diferencia misma la que ordene (o desordene) el canon.

(Para más información sobre silencios en la literatura recomiendo el detallado ensayo Silences, de Tillie Olsen, el clásico Una habitación propia, de Virginia Woolf, para un primer acercamiento, y el más teórico y extenso Sexual Politics de Kate Millet.)

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: