Silueta original

Abriendo alamedas

Hugo Crespo

La mirada de Ulises

Grecia responde al chantaje de la 'troika' con más democracia. La defensa de la soberanía y de los derechos sociales son el eje que debe regir las políticas de los gobiernos rebeldes a la austeridad. En España tenemos el reto de acompañar a Grecia y a Syriza en este viaje.

Grecia contesta a los chantajes de la ‘troika’ con más democracia y permite soñar a los pueblos del sur de Europa con una salida de la crisis favorable para las mayorías sociales. El uso de la deuda como dispositivo de control financiero por parte de la ‘troika’ funcionaba con los gobiernos amigos del PSOE y del PP, los corruptos PASOK y Nueva Democracia, pero no con Syriza.


Como en una profecía autocumplida, no paraban de repetir que si Syriza ganaba las elecciones de su país Grecia saldría del euro; luego dijeron lo mismo si no aceptaba el chantaje de la ‘troika’; cuando convocaron un referéndum poco menos que los llamaron antidemócratas (recordemos: por consultar a su pueblo); finalmente, advirtieron del caos que supondría si vencía el «no». Como en la vieja viñeta de ‘Hermano Lobo’, o ellos o el caos.


Que el poder financiero y económico, las distintas oligarquías europeas y sus medios de comunicación se preocupen tanto por Grecia desde que gobierna Syriza, es normal, tienen miedo a perder sus privilegios. Los cinco años anteriores, cuando la gente se suicidaba, pasaba hambre y sufría, no tenían motivos de preocupación. Lo grave es el papel de mamporrero de Martin Schulz y de buena parte de la socialdemocracia europea, demostrando porqué  caminan hacia la irrelevancia.

 

El eje político en Europa está claro: democracia, soberanía y derechos sociales. Quien se sitúa del lado de la austeridad y los recortes o quien cobardemente se pone de lado, como el PSOE, no puede traer soluciones, sólo más de lo mismo: políticas que llevan fracasando los cinco últimos años, dolor y sufrimiento para la gente. En España tenemos el reto de ser el siguiente país rebelde a la austeridad y de tener un gobierno soberano que defienda los derechos de su pueblo. El reto es grande, vamos a intentarlo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: