Pablo garcia original

A través del Cine

Pablo García Conde
Blog de Pablo García Conde. Críticas de cine

Terror descafeinado

La primera de las entregas, The Purge: La noche de las bestias, situaba en futuro próximo una América renacida, con nuevos fundadores capaces de crear una sociedad sin crímenes ni desempleo gracias a que durante una noche al año está permitido el asesinato. Si aquí la narración se centraba en un vecindario rico, donde también se produce la purga provocada por la envidia y el deseo de venganza, la segunda de las entregas, Anarchy: La noche de las bestias, se centra en los marginados y la batalla campal en la calle. Dos hermanas desamparadas se cruzan con un desconocido que decide ayudarlas, provocando un enfrentamiento entre bandas donde los ricos, una vez más, se verán inmiscuidos merecidamente en los asuntos del resto de la población.

 

Como se puede suponer, detrás de esa purga permitida por el gobierno para mantener la paz y el orden el resto del año, evitar el paro y la precariedad, se encuentra una artimaña para deshacerse de los pobres y otras personas prescindibles para los poderosos. La versión que James DeMonaco ofrece en esta segunda parte pierde el factor sorpresa y convierte la noble y justa lucha en moralina. Defrauda, además, por su violencia contenida, pues en ocasiones la cámara huye de la situación a la que nos habíamos acostumbrado. Potencia, por el contrario, el terror asentado en el susto y en los decibelios. Si la sensación incómoda dejada por el discurso anti-héroes nos ofrecía una visión interesante de la película, la elección de retornar a la idea del héroe victorioso convierte a Anarchy: La noche de las bestias en una propuesta austera en contenido y sin más propósito que el sobresalto en la butaca.