Pablo garcia original

A través del Cine

Pablo García Conde
Blog de Pablo García Conde. Críticas de cine

San Sebastián 2014 – Día 4

Hace dos años se estrenó la película Bárbara, que narra el conflicto de una mujer expedientada por querer abandonar el país y trasladada de Berlín Este a un pueblo de la RDA. Allí planea su fuga a Alemania Occidental tras sufrir el acoso de la policía. Christian Petzold, director de la película, situaba la historia en 1978. El film que este año participa en la Sección Oficial del Zinemaldia, Phoenix, está ambientada en el Berlín de la posguerra, adonde regresa una mujer judía junto con su hermana cuyo rostro ha sido desfigurado por los nazis. Su objetivo es encontrar a su marido al que no veía desde que fue traicionada y enviada a un campo de concentración. Para ello, se somete a una operación para reconstruir su rostro. Pese al parecido, el marido no logra, o no quiere, reconocerla, y la utiliza para hacerse pasar por la esposa que considera muerta.

 

Con el mismo estilo sosegado en cuanto al suspense se refiere, Petzold pone desde el principio las cartas sobre la mesa. Se huele cómo se resolverá la historia con el marido, y sin embargo hay un interés latente por saber qué será de la pareja cuando éste se entere de la verdad. La hermana le advierte de que aquel hombre no es como ella lo recuerda. El punto culminante, magnífico en su realización, no pretende sorprender por el suspense acumulado, sino gracias a la valentía de la mujer que se libera, mediante el lenguaje musical, del pasado y la miseria moral nacida durante la guerra.Los magníficos intérpretes, Nina Hoss y Ronald Zehrfeld, vuelven a confiar en la dirección de Petzold para configurar un ritmo propio en el que el relato avanza entre la ilusión y la esperanza, hasta el encontronazo con la realidad y el momento de la redención.


No ha resultado tan afortunada la película surcoreana Haemu. El experimentado guionista Shim Shung-bo debuta como director con un film de género en el que la tripulación de un barco pesquero tiene que dedicarse al contrabando para poder sobrevivir. Para ello, se adentran en alta mar y recogen a unos inmigrantes chinos que han de llevar hasta su país. La cosa se va complicando de manera trágica y cada uno luchará por salir adelante a costa de lo que sea. Asesinatos, violencia y pequeños toques de humorson algunos de los elementos que aparecen en la película mientras el barco lleno de personas se va convirtiendo en una pesadilla. La historia de amor pobremente resuelta está acorde con la propuesta convencional del conjunto, pese a que existen indicios de convertirse en atractiva y chocante. El resultado, sin embargo, deja mucho que desear.

 

La última película de la jornada en Sección Oficial es Loreak. Rodada por completo en euskera, narra la historia de tres mujeres cuyo nexo en común son los ramos de flores que reciben y se van encontrando. Una mujer se entera de que es menopáusica. Al mismo tiempo, comienza a recibir semanalmente ramos de flores en su casa. Otra mujer ha perdido a su marido en un accidente de tráfico. La madre lleva flores cada semana al lugar siniestrado, pues le preocupa honrar la memoria de los muertos. Después será la primera, de manera anónima, la que lleve allí los ramos. Las vidas de estas tres mujeres se conectan para hablarnos de un grave dilema de nuestra historia reciente: cómo convivir con la memoria, las emociones enfrentadas, las heridas aún abiertas. Las flores honran a aquellos que ya no están. Pero son sólo flores. Y ahí está la disyuntiva, en el objeto como símbolo del recuerdo y campo de batalla para los vivos.

 

A última hora se proyectaba otra de las perlas del festival, después de su paso por Cannes y coincidiendo con la visita de Jessica Chastain al festival donostiarra. Se trata de La desaparición de Eleanor Rigby, que lleva por subtítulo Them. Originariamente eran dos películas, presentadas en Toronto en 2013, y para su distribución mundial se ha optado por una sola versión de poco más de dos horas. Tras la muerte de su hijo, una pareja treintañera se separa, después de un intento de suicidio por parte de ella. Los dos pasan un tiempo perdidos, buscando reencontrarse a sí mismos y probando también con la reconciliación. La separación no se representa con grandes dramas y resulta creíble en todo momento. Una película bien contada y agradable de contemplar para terminar otra jornada de festival.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: