Paula calle original

A piñón fijo

Isabel de la Calle
Blog de Isabel de la Calle.

Y después... Âżqué?

Allá por el mes de junio, cuando la selección española de baloncesto femenino comenzaba el Europeo de Polonia con esperanzas de oro, escribí en este mismo blog sobre mi admiración a una de las jugadoras españolas: Amaya Valdemoro. Ahora, medio año después y con una horrible lesión de por medio, me reafirmo en lo que entonces salió de mi teclado.

Hemos visto sufrir a Amaya Valdemoro hasta el desmayo y no son palabras textuales. Aquella caída en el primer choque de Euroliga de la temporada en la que se fracturó ambas muñecas ha sido una de las imágenes del año.

Dolor primero y desesperación después al conocer el diagnóstico fueron los sentimientos de toda la España enamorada de este deporte por el mes de octubre.

Después hemos vivido junto a la madrileña su lento y complicado proceso de recuperación, hemos cruzado los dedos durante su operación y vuelto a sonreír cuando las escayolas abandonaban su vida. Hemos apretado los dientes los primeros días de entrenamiento y soñado con una rápida vuelta a las canchas de la jugadora.

Y todo esto ha sucedido porque Amaya es un amplificador del baloncesto femenino, es la jugadora más mediática que ha parido este país y no hace falta ni siquiera preguntarse porqué. Simplemente sucede.

Con su lesión Valdemoro volvió a copar espacio, minutos e imágenes en periódicos, radios y televisiones. Tanto que, como en alguna otra ocasión, me llevó a pensar: Y después de ella... Âżqué?

Amaya Valdemoro es la marca del basket femenino, es la 'Nike' de las zapatillas. Cuando la alero madrileña cuelgue las botas temo que el gran público -ese que no sigue este deporte semanalmente- va a perder una referencia que de vez en cuando le hacía protagonista en los medios nacionales.

ÂżLa solución? Complicada. De momento, amigos, lo primero que me sale es que no se retire nunca...

Ánimo, por tanto, para Amaya. El baloncesto te espera ya en cada cancha. Fuerza en tu vuelta.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: