Silueta juliocesar original

A mí que me registren

Julio César Izquierdo

Una de indios y para de contar

Estamos viviendo una película del oeste. Un western de bajo presupuesto rodado en los años dorados del Tabernas almeriense. Los malos: los políticos y los banqueros. Los buenos: el resto del mundo. Entre los malos no se entienden. Y los buenos andan divididos. Desconozco, dicho sea de paso, si la dama del rodaje es una señora de rasgos teutónicos. Y tampoco tengo muy claro si el ayudante del sheriff es de fiar.

Claro que lo mejor que le puede pasar a uno ahora, visionado lo visionado, es ser un mero espectador. Sentarse a verlas venir, esperando, con ganas, que el peliculón tenga un happy end que nos permita levantarnos del sillón con una sonrisa. Ya saben, como diciendo, "era de esperar", santas pascuas y aquí paz y después gloria. Pero todo indica que estamos ante un serial de bajo nivel, donde los protagonistas van cambiando porque emigran de canal. Aquí, cierto es, que te pierdes un capítulo y andas esquizofrénico supino, preguntándote si el cazarrecompensas ha conseguido su objetivo o se ha cambiado de bando y, donde dije digo, digo Pamplona.

 

 

Lo que sí está claro, por el momento, es que el furgón del oro sigue circulando, lo que ocurre es que le han cambiado las vías y ahora debe de estar cerca de la Muralla China. Tanto es así que algunos están padeciendo, precisamente, la fiebre del oro, maquinando en sus cabezas la fórmula que permita que las cosas no descarrilen. Lo que no saben nuestros "enfermos" es que pintan bastos y que siempre tendremos en la ribera de la cercanía a alguien que diga aquello de "arrastro", con lo que la jodienda se queda en molienda y los triunfos en paja.

 

 

Una del oeste, en technicolor, con su poblado mexicano pasando las de Caín. Con rebeldes que gozan del aplauso del común pero que a la mínima te la clavan como el resto. Con oficiales que tiran de corneta y con indiferentes que se creen que están por encima de vaquero e indios.

 

 

En fin, como dijo el clásico, ¡fuego que se quema el río! 

 

 

Y les dejo porque están repitiendo el episodio de ayer. Se trata del remake de un clásico. Vamos, de algo que ocurrió hace seis meses, que después hicieron un largometraje y ahora nos lo colocan por partes. Veremos si segundas partes fueron buenas.    

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: