Josealbertogonzalez original

A las duras y a las maduras

José Alberto González
Blog sobre actualidad, política y otros menesteres.

Europa, día D

Faltan apenas 36 horas para el día D, que bien podría ser de 'dedazo', porque prácticamente todos los candidatos de los partidos son designados por esta vía, pero más bien me temo que será de 'desidia'...o de desilusión.

Se palpa en la calle. Amén de circunstanciales corrillos espontáneos durante unos pocos días tras el tele-debate, Europa no preocupa a los españoles. Se la ve lejos, y como refugio político de los que ya no cuentan mucho por estos lares y piensan en asegurarse una jubilación 'a su altura'. Es campo minado para recién llegados e impostados advenedizos. Bruselas es sólo para los grandes, los de casi 20.000 euros al mes de nómina. ¿Cómo no va a haber navajazos para apuntarse a esa lista?

 

Mientras, los de apenas 1.000, que hace dos días eran una generación perdida y ahora son casi afortunados, se lamen las heridas de esta desgraciada crisis mirando para el lado contrario. Es decir, para sí mismos. No queda otra, en medio del agua o nadas o mueres. ¿Y a quién puede preocuparle quién ira al Europarlamento o no con semejante visión? Primero llenemos el plano, luego hablemos de victorias.

 

PP y PSOE lo saben. De ahí que hallamos asistido a una de las campañas electorales más demenciales, burdas y de peor estofa que uno recuerda. Viendo el nivel de los candidatos, tampoco me extraña. Empezando por el abogado del Estado que presume de supremacía andrógena (que no andrógina), lo cual ya lo descarta para representar públicamente a ningún grupo de ciudadanos, en el que obviamente habrá mujeres. Y terminando por la señora Valenciano, que recuerda a las pseudo barbies rubias que venden los chinos, a las que todo padre sensato acaba quitándoles las pilas, harto de la monserga de las tres frases pregrabadas que emiten cada vez que el infante las coge de los pelos. Se las sabe, sí, pero da a entender que no se las cree ni ella, y no hay cosa peor que un político que no transmite. Bueno, sí, uno que transmite mentiras...

 

A populares y socialistas no les interesa una participación alta, y juegan con ello. Han hecho campaña como el que tiene que ducharse por las mañanas, por higiene y para que nadie se aparte de ellos en el metro, pero sin otro convencimiento ni interés.

 

Así pues, el domingo 25-M tiene toda la pinta de ser recordado como el día D del abstencionismo en España. Sea reflejo de desidia política o descreimiento, no se vé a los españoles con ganas de votar. No las tiene o no son reales. El que asegura que votará responde a un doble perfil: bien se las tiene juradas a los 'mayoritarios' y quiere desquitarse; bien tiene un primo, amigo o familiar lejano que se ha enrolado recientemente en Voxes, Primaveras, Podemos, Ciudadanos o Partidos X de esos que han proliferado como setas. Sobre los que van sí o sí, 'movilizados' por sus partidos, no abundaremos mucho.

 

El español tiene ante sí unas elecciones grises y tristes, porque no se ve ganador sea quien sea el que se lleve el gato al agua. ¿Mi voto para que ese tipo viva como un rey los próximos cinco años a 20.000 al mes? Venga, hombre. En su conciencia una voz repiquetea que no acudir a las urnas es no cambiar nada, es no pelear, sí. Pero está harto de hacer esfuerzos para algo que debiera ser natural: mi voto a cambio de que te partas el brazo por mí... Y eso hace décadas que no sucede.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: