Los niños toman la palabra en el pleno