El recinto ferial de Salamanca, lleno de basura